jueves, 8 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 08 Septiembre 2016

Anuncios
Una Vela que se quema

Por si Juan Carlos Osorio no tuviera problemas de sobra, la disposición de Carlos Vela bien puede ser una piedrita más en su zapato.

Resulta que después de que durante su carrera con la Selección Mexicana el futbolista se ha comportado auténticamente como un divo en varias ocasiones -como los tres años que pasó sin jugar con el Tri o el consenso al que llegó para no jugar la Copa América-, ahora gritó que está súper dispuesto para vestir la verde.

La declaración surge justo cuando corren con mayor insistencia las versiones de que Osorio por fin pondrá un "hasta aquí" en el Tricolor y no va a rogarles más a aquellos que no quieran representar a la Selección. En esa categoría encajan precisamente los amigos Giovani dos Santos y Vela.

La situación se torna más compleja porque diiicen que una de las molestias de uno de los principales patrocinadores del Tri es que el colombiano ha prescindido de Vela, a quien firmaron en 2015 y aparece en toda la publicidad de la marca, junto a Miguel Layún y Andrés Guardado.

Osorio no ha dado su brazo a torcer para llamar al cancunense y eso le habría restado bonos al interior de la Selección Mexicana porque, antes que todo, esto es un negocio.

Por si no fuera suficiente, se ve que el colombiano no tiene nada contentos a los dueños del show televisivo, porque a la menor oportunidad le dan con todo, como percibió ya el propio Cuauhtémoc Blanco.

Ahora sí que al técnico le tocó bailar con la más fea.

Semilla atlética

Me sorprende sobremanera cómo pueden coexistir dos universos en el mismo espacio...casi sin mezclarse.

La moda del "running" tendrá unos tres años a tooodo lo que da no sólo en la Ciudad de México, sino en el País entero; sin embargo, ayer que presentaron la Primera Carrera de la Liga MX, me decepcionó escuchar que el estimado es de 3 mil participantes, y que sólo 2 mil 500 correrán los 8 kilometritos que tendrá el circuito.

Si comparan esta previsión con los 20 mil que corrieron la última edición de la hoy difunta carrera de Nike en 2014, y ya no vayamos con los 35 mil que se aventaron el Maratón de la Ciudad de México, pues la neta es paupérrima la cantidad de aficionados al futbol que este domingo mezclarán esta actividad con el atletismo recreativo.

La cosa es que no hace falta más que ver una foto de las tribunas del Estadio Azteca, del Olímpico Universitario o del Azul para entender que aquí no hay apatía, sino que el aficionado promedio al futbol, al menos en la Ciudad de México, está más cerca de la obesidad que de correr aunque sean ocho kilometritos.

No obstante, la Liga y quienes organizan la carrera del domingo podrían estar poniendo una semilla para que esa situación cambie, aunque sea un poquito y ¿quién sabe? Me gustaría pensar que cuando se corra la quinta edición de esta competencia, estaremos hablando de 20 mil corredores con sus jerseys de futbol.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios