miércoles, 14 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 14 Septiembre 2016

Puma humillado

Vaya que Eduardo Herrera no la ha pasado muy bien en las últimas semanas con Pumas, pues pasó de ser titular indiscutible a ver los partidos desde la banca e incluso a ser casi casi el tercer cambio en la delantera del equipo.

Para el encuentro ante Querétaro del domingo pasado, el técnico Francisco Palencia puso de nueva cuenta en su ofensiva a Fidel Martínez y Matías Britos, y tenía en la banca como opciones al "Grande" y a Santiago Palacios.

Llegado el minuto 74, el técnico tuvo que quemar su segundo cambio por los calambres que sufrió el defensa Luis Quintana, por lo que dio ingreso a José Antonio García.

Poco después llegó el grito de Palencia para el tercer cambio, el cual fue para "¡Santiago!", provocando que a Herrera casi se le salieran los ojos del enojo.

Pero antes de que se consumara la humillación, Palencia decidió mejor meter al contención Kevin Escamilla para sustituir a Fidel y controlar mejor el medio campo, lo que a la postre sirvió para ganar 4-1; sin embargo, el "quemón" para Lalo ya estaba consumado, al igual que el coraje y el derramamiento masivo de bilis.

"Poliproblema"

Para quienes soñaban con ver algún día un Clásico Poli vs. Pumas en la Liga MX, les tengo malas noticias.

Ayer, el Instituto Politécnico Nacional se desmarcó categóricamente del equipo Futbol Club Politécnico, A.C. que fue anunciado con bombo y platillo a finales de febrero, y atizó a Raúl Milton Vargas e Israel Vargas, presidente y vicepresidente del club, acusándolos de usar los elementos de identidad del Poli cuando ya lo tienen prohibido por la ley.

El Poli asegura que ese equipo, que en su momento tuvo como padrino al ex puma Manuel Negrete, para nada representa a esa casa de estudios ni tiene auspicio o patrocinio de la misma.

La institución educativa va más allá al asegurar que los directivos del club fracasaron al tratar de registrar la marca "1429690 FCP Futbol Club Politécnico, Pasión por más", llegando incluso a un juicio que perdieron, además de aclarar que, en su momento, la institución educativa notificó a la Federación Mexicana de Futbol que ese equipo en nada está relacionado con Los Burros Blancos.

De tal suerte, este conjunto "hechizo" que juega en la Segunda División Premier a partir de este torneo, tendría que cambiar su identidad tras los juicios perdidos.

Las autoridades del Poli ya les advirtieron que, si siguen usando los colores y la imagen del burro, se exponen a enfrentar "consecuencias de derecho que tendrán que ser sometidas a las autoridades competentes".

Con semejante problemón, luce como sueño guajiro que este equipo llegue con este nombre a la Liga MX en 2020, como lo prometieron en la presentación de febrero, y ya mejor olvidémonos de que dispute algún día un partido contra los Pumas.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios