martes, 20 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 20 Septiembre 2016

Preparan el #DosaCero

Quizá Jürgen Klinsmann no esté muy al día con las noticias del Tricolor y para muestra la joyita que se aventó ayer.

Resulta que mientras en la FMF hacen el papeleo para mudar al Tri del Estadio Azteca en algunos juegos del Hexagonal, dizque porque la altitud mata a los "europeos", el técnico germano dijo que para Estados Unidos jugar en Columbus es lo mismo que para México hacerlo en el Coloso de Santa Úrsula. ¿Que queeé?

Y es que ayer se oficializó que será en dicha sede en donde los estadounidenses abrirán el Hexagonal, como era de esperarse luego de que han ganado sus cuatro partidos de Eliminatoria Mundialista ante el Tri y todos por #DosaCero.

Es más, fue tal la pachanga que se armó en U.S. Soccer que en las redes sociales colgaron videos de cada uno de sus triunfos, acompañados de mensajes como "El DosaCero nacía" o "una tradición que crece".

Por supuesto que las imágenes estaban repletas de jugadores del Tri con impotencia ya que ni Enrique Meza ni Ricardo La Volpe ni Sven-Göran Eriksson ni Luis Fernando Tena pudieron con el rigor de Columbus, que ya espera con los brazos abiertos a Juan Carlos Osorio.

Ojalá y Klinsmann le atine y si como dijo que Columbus pesa lo mismo que el Azteca, pues en una de ésas el Tri se anda trayendo algunos puntos de su complicada visita y la gente grita "Fuera Klinsmann!".

Aunque pensándolo bien, en el peor de los escenarios, un #DosaCero es infinitamente mejor que un #SieteaCero.

No hay perdón

Ya pasó más de una semanota de la increíble derrota 4-3 ante el América, pero a Cruz Azul todavía no le perdonan tan tremendo insulto.

Resulta que el viernes mientras se alistaba para viajar a Chiapas, el equipo tuvo que pasar como cualquier mortal entre los aficionados que le esperaban en la Terminal 1 del aeropuerto capitalino. Lo malo fue que esos aficionados no lo esperaban con una serenata, pero sí con "uno que otro" abucheo que hizo que jugadores como Joffre Guerrón, Erick Torres o Jorge Benítez se arrepintieran visiblemente de treparse a las escaleras eléctricas.

Fue tal el espanto de Guerrón, que trató de retacharse por las escaleras que subían, pero ya no tuvo chance y pues los tres tuvieron que hacer de tripas corazón y entregarse a su destino.

Afortunadamente para ellos, contaron primero con la tranquilidad de Omar Mendoza, que se mantuvo cool durante todo el episodio sirviéndoles de ejemplo, y luego con la nobleza de la afición celeste, que ya cuando los tuvo cerca le bajó dos rayitas a la ira y hasta autógrafos les pidieron, aunque no dejaron de escucharse la vocecitas por atrás recordando la "cruzazuleada" contra el odiado Ame.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios