jueves, 22 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 22 Septiembre 2016

¡Cómo hemos cambiado!

Vaya que a Darío Verón se la ha visto muy involucrado en el tema de los gestos de humanidad y las campañas sociales contra la discriminación, después de que en el pasado estuvo en el ojo del huracán, acusado por emitir comentarios racistas contra Felipe Baloy y Carlos Darwin Quintero.

Recordarán que cuando Baloy jugaba en Santos, acusó al defensa paraguayo de haberlo insultado con expresiones racistas relativas a su color de piel, lo que armó tremendo lío, aunque nunca se le pudo comprobar a Verón que realmente hubiera insultado así al panameño.

Y a finales del año pasado volvió a boca de todos después de que en un partido de Liguilla el americanista Darwin Quintero perjurara que ahora a él le había tocado recibir los insultos racistas, situación que llegó hasta la Comisión Disciplinaria, la cual, como es casi su costumbre, pues se lavó las manos y no castigó al jugador de Pumas.

Pues ahora resulta que hemos visto a Verón muy participativo en cosas bonitas, pues por un lado formó parte del grupo que en el partido de Pumas como local contra Gallos mostró una manta de solidaridad y apoyo a Darwin ante el problema de salud que vive, demostrando que no hay rencillas cuando un miembro de la familia del futbol tiene un problema de consideración.

Luego, el guaraní fue ni más ni menos que el representante de Pumas para un video de la campaña de la FMF, "Abrazados por el Futbol", que trata de crear conciencia sobre la igualdad, la no violencia y la no discriminación.

Ante esto yo no sé ya si pensar que Verón encontró la manera perfecta de limpiar su nombre en la recta final de su carrera, o si acaso en algún momento realmente fue el villano de la película, porque nunca le comprobaron nada.

Ya no te quiero

Joffre Guerrón ha caído poco a poco de la gracia de su técnico Tomás Boy.

Eso es lo que refleja la decisión del "Jefe" de llamar a un futbolista con molestias físicas en lugar de convocar al ecuatoriano, quien no ha padecido lesión alguna, para un Clásico.

Y es que Jonathan Cristaldo fue parte de la banca que estuvo en el cotejo ante América, pese a que sólo entrenó en la segunda semana previa a este duelo, víctima de una tendinitis rotuliana, mientras que Guerrón fue uno de los dos descartes de foráneos, junto al lesionado Víctor Vázquez.

El delantero argentino explicó el lunes pasado que, al participar en las prácticas, se le inflamó la rodilla.

Sin embargo, aun así fue convocado para el choque con el conjunto azulcrema, aunque ya no pudo estar para los duelos ante Chiapas y Toluca.

Cristaldo, quien apenas llegó al club en este torneo, parece que le ha robado a Guerrón el cariño de Boy.

O más sencillo: el crédito del ecuatoriano comienza a agotarse tras sus pobres actuaciones.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios