viernes, 23 de septiembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 23 Septiembre 2016

El ojo del Porto

Hubo un club español que en este mercado de verano tocó fuerte las puertas del Porto para llevarse a uno de sus mexicanos.

Cuentan que ese mismo club venía siguiéndole los pasos al jugador, sobre todo porque la negociación lucía relativamente sencilla al no ser considerado por el primer equipo de los Dragones.

Así que los españoles no se la pensaron dos veces y entablaron pláticas para llevarse al futbolista que los sedujo por su calidad, pero sobre todo por la juventud y las posibilidades de sacarle buen jugo en un futuro cercano.

El asunto es que cuando dicha institución lanzó la oferta, estuvo muy lejos de las pretensiones económicas del Porto y, además, exigía un préstamo con opción de compra.

Si están ustedes pensando que hablo de Diego Reyes, no se me equivoquen, porque al sobradísimo ex defensa del América tan no lo aprecian en el Porto que casi se lo regalaron al Espanyol, donde está prestado con una amable opción a compra. De quien yo hablo es de Raúl Gudiño, quien tuvo suspirando como novia de pueblo al Villarreal.

Sin embargo, el Porto tiene planes más ambiciosos para él que verlo entrenando al lado del malquerido Jonathan Dos Santos, por lo que cerró las puertas de la negociación.

Solo el tiempo nos dirá si le dieron al clavo o acabaron con una gran chance de jugar en la Liga de España para este chamaco de 20 años.

Merece castigo

La Comisión Disciplinaria debería castigarse a sí misma por el escandalito de Fidel Kuri el martes en Puebla.

Esta cuestionada ala de la FMF salió muy magnánima a darle otros ocho meses de sanción al dueño del Veracruz por desacatar las condiciones del castigo que recibió por ponerle sus cates a Edgardo Codesal hace unos meses.

Pero en todo esto ha hecho un ridiculazo, porque si el video en el que aparece el directivo en el túnel del Estadio Cuauhtémoc no hubiera sido subido por alguien que naaada tiene que ver con la Disciplinaria, la comisión ni se habría enterado.

Por ello, no me cuesta trabajo imaginar que, antes del video, Kuri se paseó como Pedro por su casa por cuanto estadio quiso desde enero, cuando le prohibieron circular por zonas de acceso exclusivo para los equipos, sin que nadie de la citada Comisión se diera cuenta. Llámenles ustedes a sus comisarios, a los cuales además les pagan una lana precisamente por observar.

Ok, me pondré del lado del diablo e inocentemente pensaré que el martes fue "la primera vez" de Kuri desde enero, pero entonces, ¿cómo dejaron entrar en Puebla a este señor a la zona que lleva a los vestidores y a la cancha por esa micropuerta que está en la explanada del Cuauhtémoc? Porque no me pueden salir con que se les coló o no lo vieron.

Con todo esto ¿Es Kuri el único que merece 8 meses de castigo?

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios