lunes, 24 de octubre de 2016

Clásico de Liguilla



Por: Mario Castillejos (24-octubre-2016)

"El liderazgo viene con la consistencia" Junior Seau (seleccionado en 9 ocasiones como All Pro y 12 veces como Pro Bowl).

Los Tigres se han clasificado a las últimas cinco Liguillas, a siete de las ultimas ocho y a 10 de las ultimas 12. En un sistema de competencia como el nuestro, donde ocho equipos de 18 avanzan a etapa de playoffs, esto no debería ser una hazaña, pero si la marca del equipo de Ferretti sólo es superada por el América con 11 apariciones en Liguilla de 12 posibles, debemos resaltar el logro.

¿Y cómo está el resto? Bueno, sin contar lo que acontezca en las últimas tres jornadas del Apertura 2016, Pumas y Santos no se clasificaron en tres de las ultimas 11, Pachuca, Rayados y Cruz Azul en cinco y Toluca y Guadalajara en seis.

Sin duda que la inconsistencia del grueso de los equipos en México es bastante común.

Pero lo curioso del asunto es que mientras los Tigres sólo han utilizado un entrenador, el América a echado mano en los mismos seis años de Reinoso, Tena, Herrera, Mohamed, Matosas, Ambriz y La Volpe (siete). El único punto en común que yo encuentro es que ambos siempre se han abocado a tener el mejor plantel de la liga.

Señores, en esto no hay secretos ni fórmulas mágicas, porque en todos los deportes de conjunto nadie con planteles inferiores en calidad logra un protagonismo sostenido, constante, continuo o uniforme.

Si usted es Rayado y quiere respuestas, sólo valore qué jugadores del plantel actual caben en el 11 titular de Tigres o América y quiénes de estos dos equipos caben en el Monterrey.

Si este ejercicio no le aclara las dudas, el señalamiento forzosamente lo debemos hacer en la zona técnica, porque a Mohamed le han contratado 14 elementos en estos últimos 18 meses.

Por lo pronto, los Rayados con 30 remates totales, 14 desde fuera del área, 16 desde adentro, sólo marcaron un gol frente a Toluca, mismo equipo que sólo necesitó de 10 disparos para igualar el marcador.

El Monterrey jugó muy bien, pero si dentro del "muy bien" le restamos las fallas frente a la portería de Talavera, ¿el calificativo lo debemos de cambiar a "jugó mal"? Y dentro de la frustración, el "Turco" acudió a la ilógica de sacar a su mejor jugador -Pabón- para intentar el gol del triunfo con Ponchito. Y casi se da.

Con relación al desintegrado Cardona, Pep Guardiola nos da una buena pista: "Al final, un jugador no se siente mal porque no juegue, sino porque piensa que su entrenador no le quiere". Relegar o descuidar jugadores es mal negocio si luego hay que pedirles auxilio.

El Monterrey retrocedió a esas épocas donde quién ganaba el Clásico Regiomontano, salvaba la temporada. ¿No cree usted?

PD. Yo también me pregunto ¿por qué el crimen es organizado y el equipo de Mohamed no?

Lo escrito, escrito está.
Anuncios