lunes, 10 de octubre de 2016

Clientes frecuentes



Por: Mario Castillejos | 10-10-2016

Si antes de iniciar el Hexagonal rumbo a Rusia 2018 se hiciera un plebiscito para votar por la continuidad de Juan Carlos Osorio, ¿cuál sería el resultado?

De seguro, él siempre eléctrico, Miguel "El Piojo" Herrera, alzaría la voz con un "estoy puesto", ratificando su cero solidaridad hacia el gremio al que descaradamente no le guarda respeto, hecho que ya demostró cuando "El Chepo" de la Torre estaba al frente del proceso pasado.

De igual forma se apuntaría Ricardo La Volpe con su célebre eslogan "calificaría caminando". Y de seguro, el secretario general de la Femexfut, Guillermo Cantú, saldría con todo a defender la continuidad del entrenador colombiano, tratando de evitar otro sonoro ridículo como el que sufrió cuando contrató a Sven-Göran Eriksson para el puesto (¿coincidencia?).

Cabe subrayar que los dos últimos referéndum que se conocen -la salida del Reino Unido de la Comunidad Europea (Brexit) y el plebiscito por la paz en Colombia- el pueblo, en ambos casos, votó en contra de lo que los especialistas vaticinaron.

Pero, ¿está el futbol preparado para ser democrático? Para desgracia de los aficionados, desde que el juego se transformó en industria, ustedes pasaron a la categoría de clientes frecuentes, aunque su pasión les haga sentir que son accionistas.

Y tampoco es para alterarse porque la conveniencia del negocio no está peleada, sino todo lo contrario, de los resultados deportivos y sus sueños.

Señores, el futbol se ha convertido en un negocio universal que se aprovecha de lo sentimientos, pero también de la moda que hoy causa ir a los estadios a consumir eventos premium o verlos por cualquier sistema de entretenimiento.

Sólo chequen estos datos: Sky Sports y BT firmaron los derechos televisivos de la Premier League 2016-2018, pagando por tres temporadas 7 mil millones de euros, equivalentes a 130 millones de euros anuales por equipo, sólo para trasmisiones dentro del Reino Unido. Pero al sumar los derechos internacionales que se estiman en 750 millones de euros por año (37 millones por club), el ingreso nada más de televisión asciende a 167 millones por club.

¿Usted cree que con plebiscitos o referéndums, se hubiera podido llegar a éstos niveles de satisfacción de los clientes?

Por lo pronto, el futuro de Juan Carlos Osorio pende de qué tan cerca o lejos este la Selección Mexicana de aparecer en televisión durante Rusia 2018. Porque sí le gana a los Estados Unidos en Columbus, Ohio, y cuatro días después a Panamá en Panamá, el entrenador colombiano pasará de alucinado a extraordinario. ¿No cree usted?

PD. "La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las órdenes" Charles Bukowski.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios