lunes, 17 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Mural - 17 Octubre 2016



La cartera de Tomás

Una vez más, Tomás Boy demostró que aquel dicho de "Jefe que nace broncudo, jamás sus modales endereza", ¿o cómo era? Bueno, el chiste es que no tiene remedio y el sábado, en Morelia, le dio por imitar a un colega que, por cierto, no le simpatiza.

Resulta que cuando el técnico del Cruz Azul veía que su equipo estaba a punto de perder 1-0 ante los Monarcas, después de hacer un juego decente y con más opciones para anotar que los locales, le expulsan a Joao Rojas por tirarse un clavado y pedir penalti. Lejos de recriminar a su jugador, Boy se metió la mano a la bolsa para sacarse la cartera y mostrársela a los árbitros, en señal de que se vendieron.

Obvio, le costó no sólo la expulsión al técnico, sino un buen baño de cerveza desde la tribuna. Su equipo al final empató en tiempo agregado, pero sigue en el lugar 12, lejos de los puestos de Liguilla.

En la semana, Tomás confesó que la directiva le ha jalado las orejas en algunas ocasiones por sus actitudes de bailecitos o burlas hacia la tribuna, donde muchos aficionados piden su cabeza. Tal parece que esos regaños le entraron por un oído y le salieron por el otro.

¿Ya recordaron quién es ese colega que también sacó la billetera para presumir tener harta lana contra los silbantes?

En mayo, durante un Clásico Regio en el Estadio de los Rayados, Ricardo Ferretti también explotó contra los árbitros y se fue expulsado por mostrar la cartera hacia el cuarto oficial, berrinchito que le costó dos juegos de castigo al brasileño-mexicano de no muy finos modales.

Así que en teoría a Tomás tendrían que aplicarle la misma medida, con lo que no podría estar en la banca del Cruz Azul en el siguiente juego en casa, contra el Puebla, ni tampoco en la visita que le harán a las Chivas.

Con las posibilidades de clasificar cada vez más negras, ese nuevo pecado para Boy podría marcar su destino dentro del equipo. Al tiempo.

Bronquitas felinas

Donde está caldeadísimo el ambiente es en Monterrey, concretamente con los Tigres, quienes el sábado perdieron en casa ante el Necaxa 2-0 y varios aficionados le reclamaron a Francisco Torres y al francés André Pierre Gignac cuando fueron detectados en el estacionamiento.

El "Gringo" no se aguantó los insultos y quiso enfrentarlos, por lo que tuvieron que detenerlo, mientras el galo se hacía de palabras con otros.

Ese clima ya había sido encendido desde el sábado con el chistecito que hizo el argentino consentido de Juan Carlos Osorio, el contención Guido Pizarro, quien a petición de la barra de los Tigres se puso una camiseta con la leyenda "La concha de su madre todos los Rayados", para difundirla en redes sociales.

¿Se imaginan el clima provocado por estos futbolistas cuando faltan dos semanas para el Clásico?

Aplausos

En un ejemplo que tendrían que seguir tooodos los clubes de la Primera División, el fin de semana en el Ascenso el jugador Ulises Briseño, integrante de los Venados, antes del partido tomó el micrófono en Mérida y lanzó un discurso de casi un minuto para invitar a los aficionados a que ya paren y erradiquen el grito de "eeeeh, puuu..." sobre los porteros.

Se convirtió en el primer jugador en pedirle directamente a los aficionados que dejen esta manifestación, por lo que incluso fue aplaudido. Los Venados le metieron una goliza de 5-1 a los Lobos BUAP en la presentación de Rafael Puente Jr., quien como técnico demostró ser un rescatable analista deportivo de TV.

Jalisco, cerrado

No se asusten si para el siguiente juego del Atlas, en tres semanas, vean al Estadio Jalisco enrejado.

Esta obra, que ya comenzaron, será terminada en unas semanas.

La reja le dará la vuelta a toda la circunferencia al estadio y no será totalmente fija, pues tendrá tramos movibles para las salidas y para que no haya accidentes.

Mañana les platico más del tema.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios