martes, 4 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Norte - 04 Octubre 2016



El otro André

"Mama qué será lo que tiene Andreeé, mama, que será lo que tiene Andreeé..."

Así comienzo, al más puro estilo de Luis Carlos Ramones, al morrillo que le dicen "El Pini", con una canción al tema de André-Pierre Gignac.

Su recaída no es porque sí. Su baja de juego no es casualidad o porque ése sea su nivel. Todo tiene un porqué.

Eso déjenselo a los "Paleta" Esqueda, a los Kikines Fonseca y tantos delanteros que un torneo andan bien y luego otro ya no.

Me eché una plática con un compañero de él y con uno de sus allegados. En esta ocasión -tal vez- el allegado tenga más detalles que el jugador. Ambos Judas.

Lo de André ya lo había dicho en dos ocasiones distintas: "Anda mal, anda errado, anda fallón, decide mal y ejecuta peor", y no es más que la verdad.

En los últimos seis partidos lleva un gol, fue de penal y muy mal tirado, por cierto. Casi se lo para el portero del Puebla.

¿Qué le pasa al mejor jugador de la Liga, actual campeón de goleo y mejor delantero de nuestro futbol?

Primero la versión del allegado.

Síganle...

El amigo

"Él lleva una vida tranquila, familiar, pero pues nunca faltan los detalles. Lo que sí es que hay cosas que lo distraen, lo inquietan, detalles que el primer año no tenía, pero pues ahorita sería un error negarlos, pues existen", así comenzó a platicarme "Le Judas francais".

Me contó que no se ha podido sacar de la cabeza la falla de la Euro, "pero la verdad eso no lo tomes tanto en cuenta. Sí le pegó, pero ponerlo como excusa sería ridículo.

"Mira, él está algo preocupado o inquieto, aunque no lo diga en el equipo, con el caso Delort. Él es algo preocupón en ese aspecto. Él lo recomendó, y aunque lleva poco tiempo, Gignac quiere que ya funcione. Le pesa saber que si Andy no funciona él fue el que lo sugirió, ¿me explico? Le vendría muy bien si Delort funciona. Yo que soy cuate de él, lo sé. Te lo digo porque lo sé, lo he visto y lo he hablado".

Y él mismo me contó que existe una oferta de la MLS para este diciembre. Que la Liga gringa lo quiere y ya verá después en qué equipo lo colocaría.

Aclaro: esto me lo contó el amigo de André. Hasta ahí llegué para tener un Judas. No es mi Judas certero y por ello aclaro: "Me dice que la MLS lo quiere", no estoy diciendo: "Aseguro yo Sanca que la MLS lo quiere". Lo aseguraré cuando consulte al Judas adecuado.

Bueno, pues para conocer los temas personales, sí acudí al adecuado, pues es su cuate, convive y charla con él casi todos los días y él lo ve y lo platica con el propio francés.

En eso sí me dijo con certeza y por ello le creo.

¿Y el jugador?

Mi Judas Jugador, quien entrena con él diariamente fue más a lo científico, a lo que él le sabe.

"Wey, revisa cuántos partidos ha jugado desde que llegó a Tigres y cuantos periodos de descanso tiene. La verdad es que está saturado y eso se quita sólo con descanso, algo que ya no tendrá en el resto del torneo. Ahí la preocupación".

Esto cualquiera lo podría tomar como excusa, pero va más allá.

Desde que Gignac jugó su primer partido con Tigres, el 15 de julio del 2015, al sábado pasado (exactamente 14 meses y medio), el francés ha jugado 71 partidos.

La mala noticia pa' los felinos es que cuando hay saturación y más de 4 viajes a Europa en ese tiempo, no es fácil salir de ello.

Aquí el tema, por el motivo que quieran, es que André está por demás errado con la pelota, en sus decisiones y con su definición.

Si es lo que su compañero dice, no será tan sencillo, ¿eh? Requiere de descanso y no hay tiempo para tomarlo.

Lleva apenas un mísero gol en seis juegos, éste fue de penal... ¡y mal tirado!

Desde el 2011, cuando jugaba para el Marsella, Gignac nunca ha acumulado 4 juegos sin anotar.

Su calidad es mucha y volverá a ella, pero mientras llega, seguiremos viendo a este André alejado de aquel que conocimos cuando llegó.

¿Preocupado por cosas extracancha?, ¿saturado por esos 71 juegos en 14 meses y medio?

Sea lo que sea, André anda mal, mal, mal.

A nada de fallarle

Donde estoy a punto de recibir críticas y burlas es en mi pronóstico inicial.

Un día previo a la Fecha 1 escribí que entre Tigres y Rayados perderían, en la suma de los dos, un máximo de 5 partidos.

Lo que no calculé es que Rayados llevaría 4 derrotas a esta Fecha 12, y eso me vino a complicar mi pronóstico.

Monterrey lleva 4 y Tigres 1, lo que da 5. Así es que ya no puede haber más derrotas.

Mi única salvación es que ya no pierdan en los 9 restantes juegos. 4 de cada uno más el Clásico.

Pero si Rayados sigue sin anotar las tantas que falla y Tigres sin que André despierte, pues ya valió.

PD: Se me hace que me tragaré mi pronóstico.

La hora del Ángelus

"Es un momento de reflexión: ¡De qué le sirve a Tigres el buen torneo, si se gana a sí mismo!".

(@riosdelmercado).

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios