martes, 11 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Norte - 11 Octubre 2016

Le traen la cuenta

Esta Fecha FIFA trajo calma en cuanto al futbol en la Ciudad, tranquilidad en los estadios, no pleitos entre las aficiones ni mucho menos carrillas por la derrota de alguno.

Pero no sólo eso, también trajo cierta libertad, por no tener juegos en puerta, de algunos futbolistas que, con todo el derecho, se fueron a algunos antros de San Peter.

Aquí, y lo he dejado muy claro, no se condena ni se critica que vayan a los antros.

Los jugadores tienen todo el derecho de hacerlo, claro, dependiendo del día de la semana. Que vayan no es el problema. La bronca es cuando algo se les salga de control, queriendo o sin querer queriendo.

A quien por el idioma se le salió de control fue a Andy Delort, y aquí les cuento lo que le sucedió el sábado en la noche, o mejor dicho, ya domingo en la madrugada, en el antro-bar Bizu.

Resulta que el francés de los Tiii-gue-res se fue a celebrar su cumpleaños a ese antro de San Pedro, el cual está frente al Hawai y frente a Palacio de Hierro.

Bueno, luego de tanto anuncio de a grapa, les cuento que Andy andaba con tres franceses más en ese antro.

Todo bien, sin problema, bebiendo lo medido, sin que fuera poco, pero tampoco mucho, todo en el festejo de su cumple.

De pronto pidió la cuenta, pues ya eran las 2 de la mañana con 19 minutos y ya se querían ir. Insisto, fue antreada tranquila en cuanto a desvelada, pues ya se iban.

"Pourriez vous me donner l'addition, s'il vous plait", pidieron así la cuenta los franceses, y el mesero dijo: "Ya'stás, compa, de volón pin pón".

Hasta ahí todo era felicidad. ¿Quieren saber qué sucedió?

Síganle...

No entendía

Pues el mesero se fue por la cuenta, se la prepararon y le trajo la ristra, que más que lista de lo que se bebieron, parecía ticket de despensa de HEB o Soriana de una familia con 6 hijos y la suegra viviendo en la casa de un matrimonio muy comelón.

Podrá no saber español ni leer nuestro idioma, pero los números son universales, y cuando Andy vio que decía "TOTAL: 17 mil 520 pesos", dijo: "Merde, je ne vais pas payer ce montant. Il y a quelque chose de mal". ("Mierda, yo no voy a pagar esa cantidad. Hay algo mal ahí").

Pues al ver que esa cantidad no se habían bebido, Andy y los franceses deciden salirse del bar, así, sin pagar, y fue hasta la plazuela que está ahí afuera donde los alcanzó el gerente.

El problema con el que se topó el francés fue que no entendía lo que le decían y no entendía el gerente lo que él trataba de decirle, hasta que, aprovechando que el Sanca andaba ahí con sus amigos fresas, pues que se mete a traducir.

"Es que no consumimos todo eso", me dijo Andy, y que me voy con el gerente: "Dice que ésa no es la cuenta real. ¿Puedo ver lo que se tomó?", y me lo enseñó.

Y sí, efectivamente, la cuenta de lo consumido era de 14 mil 600 pesos, no de 17 mil 500 como le estaban cobrando, pero...

"Dile que ahí ya está cargado el 20 por ciento del servicio", me dijo, algo que le expliqué a Andy, sabiendo yo que en Francia no es una costumbre que te carguen la propina, pero sí tú dejarla aparte.

Delort no sabía que le estaban metiendo a la cuenta el 20 por ciento de la propa (sí, el VEEEINTE), y por eso se estaba yendo molesto por lo sucedido.

"Es mi cumple, que me hagan un descuento", todavía bromeó Andy, pero ya nada se podía hacer.

Uno de los franceses sacó la tarjeta y entre todos ahí pusieron y tan tan, se fueron "alegres", pero no contentos.

Ellos se fueron por un lado y yo por otro, pues entre discusión y discusión una sampetrina se acercó y nos quedamos platicando.

Lo que sucedió después -entre las 3:00 y las 7:30 de la mañana- ya no se puede escribir, porque es horario familiar.

PD: Y porque me pegaría Doña Sanca.

Los enfermos

En Twitter hay un grupo de enfermos que dicen que no se cuenta todo lo que sucede, y como sus enfermedades no los dejan ver más allá, sólo se dan cuenta de lo del equipo rival.

Hoy conté el incidente que le sucedió a Delort en un antro de San Pedro, como hace días también puse que andaba en el Altata, ¿y por qué no dicen que no escribí nada en su momento de lo que le sucedió a un jugador Rayado en un privado de "La Majadera"?

Incidente fuerte con la esposa del dueño del antro, que hasta la seguridad de ella tuvo que meterse y hubo gritos y empujones.

Los enfermos dicen que sólo es de un lado, pero en verdad saco más de Tigres, pero su fanatismo no los deja ver.

Yimmi Chará andaba el sábado en el Mandela, pero de lo más tranquilo, bailando como cualquier otro. No pasa nada cuando salen. Cada fin de semana me entero y jamás cuento, ¿por qué?, porque tiene que salirse de control la cosa para que resulte interesante.

Y hay todavía de más jugadores de Rayados, cosa que no cuento, ¿y dicen algo?

PD: Imposible pedirle eso a los enfermos.

'Oíncole'

Lo que sí es muy evidente es el sobre peso con el que llegó un jugador de Rayados recientemente.

Y no, no me refiero a Edwin Cardona (mejor lo aclaro, si no me cachetea su mamá), sino a Jesús Zavala.

Me contó mi Judas Pandi que regresó a los entrenamientos tras su rehabilitación con 8 mil gramos de más (8 kilos, pues) y que tendrá que trabajarle duro para ponerse en forma.

Posdata

Y en temas cero importantes y de #HuevaMiiil está el juego de hoy entre México y Panamá.

De por sí un partido amistoso del Tri es insulso e intrascendente, imagínense ahora que tanto la Sele como los panameños jugarán con la mayoría de suplentes.

PD: Qué flojera da el Tri.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios