miércoles, 5 de octubre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 05 Octubre 2016



Gente sin criterio

No obstante lo que significa cargar con toda la utilería de un equipo del vestidor hasta el autobús, el personal del Estadio Azul todavía se las hizo cansada a los utileros del Veracruz, el sábado.

Y es que cuando se disponían a cruzar la cancha con un carrito en el que transportaban maletas, hieleras y otros materiales de trabajo, una persona del inmueble les pidió que cargaran con todo porque no podían empujar el carrito hacia el túnel que conecta el Azul con la Plaza de Toros México, porque eso iba a dañar más el césped, que ya de por sí lucía bastante afectado.

Esto sorprendió a los utileros y a parte del club porque todos los visitantes cruzan sin prohibición alguna.

Uno de los utileros le preguntó que cómo le harían con el carrito, a lo que el del inmueble respondió que también lo cargaran, por lo que casi se van para atrás los del Veracruz, pues no es como un diablito que levantas y ya está.

Afortunadamente, un superior de esta persona intervino para dar la autorización, siempre y cuando se rodeara la cancha, pasando por detrás de la portería de la Cabecera Norte.

¡Hay gente que nada más no razona!

Ojo con Guerrón

A Joffre Guerrón no le hizo nadita de gracia que Tomás Boy no le dejara tirar uno de los dos penales que tuvo Cruz Azul el sábado pasado contra Veracruz.

Lo intentó, lo pidió a Christian Giménez y hubo gente que hasta abogó por él, pero ni así el "Dinamita" logró que se lo dejaran.

Al "Jefe" le valió un cacahuate lo que quería Guerrón y desde la banca hizo la seña de que lo tirara el "10", o sea, "Chaco". El ecuatoriano acató, pese a que el propio Giménez abogó por él ante el técnico.

Pero lo que ya sacó de sus casillas a Guerrón fue que tampoco el segundo se lo dejaron tirar. El "Chaco" lo cobró casi sin querer, y a Boy no le importó ni que Aldo Leao también hiciera su luchita para que tirara Joffre.

Igual Boy es muy estricto con su regla de tener tiradores establecidos, pero si tienes a un personaje como Guerrón, que vive de goles y sólo ha hecho uno en 22 partidos, pues no estaría mal romperla un ratito, digo, por aquello de la confianza.

Disfruta amistad

Bien dicen que los verdaderos amigos están cuando los necesitas y así lo ha experimentado Eduardo Herrera con su "brother" Jake Bugg.

Para quienes no sepan quién es, Bugg es un cantante inglés que cuando vino a tocar a México hace dos años hizo buena amistad con el delantero de Pumas, por lo que para el concierto que ofreció el lunes pasado, Herrera estuvo a un costado del escenario, como si fuera parte de la "crew" del cantante.

Después no faltó la foto del recuerdo y con ello una buena noche que puede servir para que Lalo olvide un poco que ahora es suplente en el equipo universitario.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios