sábado, 1 de octubre de 2016

Cruz Azul venció 5-3 al Veracruz


Volvió a sonreír la gente en el Azul. Guiados por el ecuatoriano Joao Rojas, Cruz Azul vence 5-3 a los Tiburones Rojos de Veracruz y suma su segunda victoria en casa del presente Apertura 2016.

Con este resultado Cruz Azul llegó a 15 puntos; Veracruz se quedó con 9 puntos y continúa en los últimos puestos de la tabla.

Cruz Azul regresará a las actividades hasta después de la Fecha FIFA.

Previa del Partido

Este sábado el Cruz Azul de Tomás Boy recibirá a Veracruz en el estadio Azul, por la jornada 12 del torneo Apertura 2016. Ambos equipos llegan a este encuentro con la necesidad de una victoria, la “Máquina cementera” para meterse entre los ocho clasificados a la Liguilla y los Tiburones Rojos para alejar el fantasma del descenso que sobrevuela el puerto jarocho.

Cruz Azul ocupa actualmente el puesto 13 en la tabla de clasificación, con 12 puntos y a solo dos de la zona de clasificación. Esto convierte el partido ante el alicaído Veracruz en la oportunidad perfecta para volver a sumar de a tres, después de dos partidos sin triunfos. Los celestes no pueden perder más terreno si aspiran a estar en la “Fiesta grande” del fútbol mexicano, y buscarán hacer valer su predominio histórico sobre Veracruz en la Noria.

En efecto, la “Máquina” no pierde en casa ante los “Escualos” desde el Apertura 2003, hace ya 13 años, y suma ya siete partidos sin derrotas. La última vez que se enfrentaron la victoria fue 2-1 para Veracruz, en el Clausura 2016, pero el partido se jugó en el puerto jarocho.

La irregular campaña de Tiburones Rojos ya se cobró su primera víctima, el estratega argentino Pablo Marini, que tuvo que saltar por la borda del barco jarocho después de la sexta caída de su equipo en el torneo, 0-1 ante Guadalajara. Antonio Luna asumió como timonel interino para lo que queda del Apertura 16, con la trascendental misión de salvar a los Escualos del descenso. Ya están a solo cuatro puntos de Morelia, por lo que una derrota ante Cruz Azul es un resultado que no se puede contemplar.