viernes, 4 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Norte - 04 Noviembre 2016



¡Qué envidia!

Ya escribí ayer y antier de los Cachorros de Chicago y los Indios de Cleveland.

De los años sin ser campeones, de la maldición del chinga'o chivo ese, de todas las coincidencias y lo que ya sabemos.

Pero hay un tema que no se ha tocado, y como soy un fiel soñador de que algún día lo volvamos a ver, no quería dejarlo pasar.

¿Se dieron cuenta de que en los partidos 6 y 7 de la Serie Mundial en Cleveland, en el parque de los Indios, habían entre 8 y 10 mil aficionados que iban de Chicago?

¿Notaron que esos miles y miles y miles no estaban seccionados ni custodiados por policías ni miembros de seguridad del estadio?

¿Se dieron cuenta de que esos miles y miles y miles de Cachorros estaban dispersos en tooodo el estadio, sentados entre aficionados de Indios, en grupitos de 5, 8, 2 o 10, en familia, entre amigos, y jamás pasó nada?

¿Alcanzaron a ver que cada que anotaban los Cubitos ellos festejaban, se abrazaban, gritaban y levantaban los brazos al lado de desconocidos Indios y éstos jamás los agredieron?

Ya sé que ya saben por dónde voy.

Esto que les estoy describiendo lo vimos en noviembre del 2016 en un estadio de los Estados Unidos, con un civismo que raya en la excelencia, con una cultura envidiable y en un ambiente que se desearía enormemente en nuestro futbol.

Esto que les describí lo veíamos aquí en el futbol mexicano en los años 80. Hasta ahí, o tal vez al inicio de los 90. De 20 años a la fecha es imposible.

¿Creen que el BBVA podría aceptar 10 mil Tigres regados por todo ese hermoso estadio, sin seguridad y que estos festejen goles y goles y ganen el juego, y que el saldo sea blanco?

¿Creen que la gente del Uni podría ver cómo 10 mil Rayados festejan y celebran en todo el estadio, sin que un inadaptado los agarre a golpes?

Qué envidia dan los parques de beisbol de los Estados Unidos. La gente no agrede al otro por el simple hecho de traer la casaca del rival ni porque festejas el triunfo del contrario.

A mí me tocó ir hace algunos años a Arlington, Texas, al parque de los Rangers a ver a mis Detroit Tigers. Obvio, los tres días con la casaca de Detroit (viernes, sábado y domingo), ganamos dos de tres y los festejé en medio de "Rancheros", y no pasó nada.

¿Aquí?, ja, aquí te esperan afuera del estadio y te patean como balón sólo porque traes la del otro equipo.

¡Qué envidia dio ver el ambiente en el parque de pelota!

Comienza el desfile

En La Pandilla diario se ve pa'delante, planean cómo mejorar esta situación, y no sólo para este torneo, que está incierto, sino para el futuro.

Ya ven ciertos movimientos. No sólo es el trabajo cancha, sino también escritorio e -insisto- buscan cómo hacerle para que el Clausura 2017 sea muuucho mejor que éste que, hay que decirlo, ha sido de lo más mediocre en los últimos años.

¿Y en cuanto al DT?, ¿se va a quedar o se va a ir Antonio Mohamed?

Les informo que eso aún está en el aire. Pronto les daré información, que pa' eso estoy.

Lo que sí les puedo decir, y eso lo sé porque mi Judas Pandi de oficinas me cuenta, es que ya hay promotores tratando de meter técnicos, recomendando cuál sería el mejor para el equipo.

Ya saben que cuando un técnico anda mal, pues rápido los mismos entrenadores se ofrecen, buscando cualquier descalabro para encontrar chamba.

"Aquí hay quien habla de 'Memo' Vázquez. No es que vaya a venir, como siempre te aclaro, sólo te digo que ese nombre lo soltaron a ver si pega el chicle".

Muy claro me la soltó el Judas, pero como conozco el rebaño, déjenme lo enfatizo.

Yo, Sanca, NOOO estoy diciendo que 'Memo' Vázquez vaya a venir o que esté en tratos, no. Lo que digo es que a 'Memo' lo han mencionado como que es bueno para que venga.

Veremos qué pasa de aquí al final. Lo que sí es que entre que se vaya y se quede, Antonio tiene parte de la decisión. No sólo es de la directiva.

PD: Ojalá le den continuidad. Si no lo creen así en el Club, pues entonces que lo rumben porque no jaló.

El Tigrito

Y al que le salió el "tigre en la rifa" fue al multicampeón Víctor Manuel Vucetich.

Tras el título de Copa con Querétaro, el periodista Gerardo Vázquez lo entrevistó, y al ponerle el micrófono al nieto, hijo de Víctor Jr., le preguntó:

"¿Cómo te llamas?", a lo que el baby contestó: "Manolo Vucetich Recio". Se llama Víctor Manuel, pero le dicen "Manolo".

"¿A quién le vas?", le preguntó Gerardo, y esperando todos que dijera "Querétaro" o "Rayados", pos que el nieto de Vuce suelta de su infantil pecho: "¡A Tiiigres!".

Todos volteamos a ver la cara del orgulloso abuelo, y dijo: "¡Bueno, está perdido, ahorita no está bien que digamos!".

Por cierto, ya dice la raza que así como existía la "Maldición de la cabra" con los Cubitos, o la "Maldición de Babe Ruth" cuando Boston lo vendió el 5 de enero de 1920 a los Yankees, ahora en Rayados puede ser la "Maldición de Vuce", pues desde que lo echaron del Monterrey no han vuelto a coronarse.

PD: Si esa maldición existe... ¡pues que vuelva el compa Víctor!

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios