viernes, 4 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 04 Noviembre 2016



Para que la sientan...

Pues ya está, todo indica que México efectivamente saldrá de la Copa Libertadores porque nadie quiere dar su brazo a torcer, ni los cuates de Conmebol ni los de la Liga MX en el asunto de los calendarios para el año entrante.

Pero me enteré de que en una de esas lo que pretenderían hacer los dueños de los clubes mexicanos es meterle un calambre a la gente de Sudamérica al salirse de la competencia al menos por un año, y con ello, igual y ahora sí en Conmebol le bajan a la intensidad y deciden realmente negociar con México.

Sobre todo porque de toda la lana que entra vía patrocinios y otras formas al torneo, resulta que el 47 por ciento depende de la presencia de los equipos mexicanos.

Ya que durante al menos un año la Conmebol resienta la ausencia, entonces puede darse una nueva plática y, ahora sí, en serio y con más beneficios para el lado nacional.

Principalmente los de la Liga MX podrían pedir, que ya lo hicieron estos días, que sus tres equipos entren de forma directa a la Libertadores y se evite el famoso repechaje, como el que iba a enfrentar Chivas, y digo iba porque tal parece que para 2017 no habrá mexicanos en esa competencia.

Así que prepárense para un próximo año sin Libertadores, y en Conmebol para ahorrarle un poquito porque les va a pegar en serio la ausencia en el bolsillo.

A punto de extinguirse

Los Jaguares son, sin duda, una especie en peligro de extinción.

A dos puntos del sótano en la tabla de cocientes cuando al inicio del torneo tenía una ventaja de 15 unidades con respecto al Morelia, el equipo está desmoronándose.

Las bajas del uruguayo Carlos Núñez y el colombiano Carlos Valencia son el primer ejemplo.

Diiicen las malas lenguas que el meollo de la indisciplina por la que fueron separados los futbolistas fue que la directiva detectó que ya estaban armando demasiada grilla, sobre todo porque no dudaron en expresar su inconformidad por la ausencia de pagos y, por supuesto, no faltó quien los tildara casi casi de mercenarios porque tampoco es mucho lo que le han aportado deportivamente al conjunto.

Esa es la puntita del iceberg, porque si los Jaguares viven una crisis tan grande, se debe a la falta de apoyo gubernamental.

Es más, hay quien asegura que, en su círculo cercano, el Gobernador Manuel Velasco ya no se contiene al expresar su molestia con el empresario Carlos Hugo López Chargoy, dueño del club chiapaneco, al grado de que, para como están las cosas, algunos ven más factible que el equipo evite el descenso que una reconciliación entre ambos personajes.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios