jueves, 10 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 10 Noviembre 2016



El América... en su burbuja

Por más que me digan que en el América reina la calma, lo que reflejan es todo lo contrario.

Ahora no quieren que nada falle en el Mundial de Clubes, donde la mira está puesta en enfrentar al Real Madrid, y para ello se han autoimpuesto la ley del silencio, para no hablar nada referente a la competencia, no sea que se vayan a salar o a perder la concentración, como ellos argumentan.

El martes, de milagro hablaron, y eso porque la FIFA así lo determina. Pero ahora no fue como el año pasado, cuando hubo recorrido por el Nido y el Día de Medios del Mundial se realizó en el Estadio Azteca.

Esta vez sólo hubo una sencilla conferencia de prensa, con escasas preguntas y mensajes escritos, para que nadie se saliera del guion. No acudió el embajador de Japón ni un representante de Concacaf o de la FIFA ni hubo mayor lucimiento. A duras penas sacaron el trofeo de la Concachampions 2016 y lo exhibieron en la rueda de prensa. Mucha protección.

Está bien que no les gusten las críticas ni los cuestionamientos, pero si no permiten que los jugadores sientan lo que siente la propia afición por sus errores en la cancha, entonces no van a llegar con el empaque necesario a la Liguilla y mucho menos al Mundial de Clubes.

De todos es sabido que la cúpula azulcrema espera un título y, de los tres que tenían disponibles, ya sólo les quedan dos, así que la presión está al máximo en el Nido. ¿Saben algo? Se nota... y mucho.

Suerte al doble

Resulta que eso de la camisa de la suerte del DT del León, Javier Torrente, podrá tener muy entusiasmados a decenas o cientos de aficionados de La Fiera y al área de mercadotecnia del equipo, que ya hasta anda con el tema de ponerla a la venta, pero eso no pasa con el mismísimo entrenador argentino.

Por ahí escuché que Javier ya está hasta la... coronilla por tantas olas que ya se hicieron con lo de la camisa, sobre todo porque ya hasta sus colegas le piden que se las regale, claro, en tono de broma. Eso ocurrió ahora en Pachuca durante la sexta inducción al Salón de la Fama. Resulta que el paisano de Torrente, Bruno Marioni, captó que el tema ya incomodaba un tanto a Javier, cuando otro argentino, el ex de Veracruz, Pablo Marini, se le acercó para bromear con lo de la camisa. Entonces, el "Barullo" le preguntó si ya se había cansado de eso, a lo que Torrente asintió sin dejar de decir: "Y si supieran que son dos camisas...".

Así que la famosa suerte de la camisa está dividida en dos, algo que es bueno, porque si pierde un juego y se le acaba la suerte a una, pues todavía tiene la otra, ¿no?

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios