miércoles, 16 de noviembre de 2016

Columna San Cadilla Reforma - 16 Noviembre 2016



Semestre para el olvido

Vaya semestre de pesadilla el que ha tenido el Grupo Orlegi en el futbol mexicano, lástima por mi amigo Alejandro Irarragorri, porque de que es bien intencionado no me queda duda, pero pues ahora sí que les ha llovido sobre mojado.

Y me refiero a que basta con echar una mirada a la Tabla de la Liga muy X y ver que Santos Laguna anduvo tooodo el torneo trapeando los últimos escalones, con todo y que cambiaron el entrenador y que se esperaba que con "Chepo" de la Torre se diera la recuperación, y cuál, ni siquiera la mitad de la inyección que sí tuvo en contraste Javier Torrente con el León.

"Chepo" no ha hecho un trabajo muy diferente al de Zubeldía, y el resultado es que el equipo no sale del grupo de sotaneros.

Peeero lo que es sintomático también es que al ver la clasificación del Ascenso más X resulta que el Tampico Madero fue el último lugar y hasta los Loros de Colima dieron más puntaje.

Hay que recordar que Orlegi, propietario y administrador del Santos Laguna, también está muy metido en el Tampico y que hizo su debut este torneo en el Ascenso, cosa que no es pretexto para decir que por eso fueron los más malos, ya que otro debutante, los Potros de la UAEM, están ya en la Liguilla.

Así que hay que prender las luces amarillas ahí en el grupo que tiene a estos dos equipos, como que algo anda fallando.

Saca provecho a los dólares

Vaya que si hubo una persona a la que le convino que el dólar este cada día más caro respecto al peso fue a Alejandro Castro.

El contención de Pumas se avivó al llevarse su carro al aeropuerto capitalino en lugar de tomar un taxi, como otros en el plantel, el viernes pasado en la madrugada cuando el plantel viajó a Estados Unidos para jugar un amistoso ante Cruz Azul.

El regreso a la Ciudad de México se dio el domingo ya casi a la media noche, por lo que de acuerdo a las tarifas del estacionamiento de la Terminal 2 el jugador tenía que desembolsar unos 572 pesos.

Para ello tenía un as bajo la manga y fue cambiar los dólares que le quedaron del viaje, y aprovechando que se cotiza en algunas casas de cambio hasta en 21 pesos requirió de poco menos de 30 para cubrir el adeudo y hasta le sobró.

Claro que si hubiera compartido taxi como lo hicieron sus colegas se habría ahorrado más lana, pero todo sea por la comodidad.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios