jueves, 10 de noviembre de 2016

El ayer y el hoy



Por: Mario Castillejos (10-noviembre-2016)

Cuando me topé con la nota "Los 50 equipos más valiosos de América" (Ivan Pérez, Forbes.com.mx) donde clasificaron bajo los parámetros de la prestigiada revista, en quinto lugar al Club de Futbol Monterrey, mi mente giró 17 años atrás, transportándome a la condición por la que atravesaba la institución rayada en 1999.

Recuerdo que existía la intervención hacendaria, la deuda de millones de dólares, un inmueble rentado, unas instalaciones de entrenamiento que tampoco eran propias, una plantilla con cartas de jugadores devaluados, las taquillas por juego no rebasaban en promedio el 50 por ciento de aforo en el Tecnológico y la cosecha de títulos se limitaba a uno.

En otras palabras, aquellos años eran un marasmo producto del incumplimiento de las obligaciones.

También estaba fresco lo que vivió tres años antes (1996) la Universidad Autónoma de Nuevo León con el descenso y casi desaparición del equipo. Curiosamente, dentro de este paralelismo aparecieron al rescate dos empresas: Femsa y Cemex.

Hoy, Forbes elabora el ranking tomando cuatro rubros principalmente: el valor de los jugadores de cada club, los ingresos por televisión, el costo del estadio (si es que es del club), más el valor de la marca y, entre los primeros 10 sitios, están cinco clubes de Estados Unidos, cuatro de Brasil y dos de México: Guadalajara y Monterrey.

Pero entendamos, el futbol no es un negocio de bienes raíces y aquí es donde quisiera marcar diferencias, porque no obstante que estos 10 clubes gozan de estadios nuevos, en el caso de los brasileños los inmuebles fueron construidos por el gobierno para el Mundial y no con flujo propio.

De igual manera, en México, instalaciones como las de Pachuca, el estadio de Jaguares o la operación del Veracruz y Puebla, recibieron o reciben, importantes apoyos gubernamentales, condición que dista mucho frente a lo logrado por la dirigencia rayada, donde, si bien es cierto que el terreno es un comodato del Estado, en valor de éste no supera ni el 10 por ciento del riesgo.

Para ser fiel con la historia, sólo me resta admirar la visión encabezada por José Antonio Fernández y todos los funcionarios del club, porque en menos de 15 años crearon la plataforma para fincar una actividad que hoy los coloca entre los mejores del Continente, hecho que no es poca cosa, cuando todos en Sudamérica y, la mayoría de los de aquí, aún no le encuentran cuadratura a la industria del futbol.

¿Qué sigue? Robustecer el "valor de marca", de la mano de un equipo que en la cancha no esté haciendo cuentas, un torneo sí y otro también, para ver si clasifica. ¿No cree usted?

PD. "La única cualidad que define a un líderes es su capacidad para crear y hacer realidad una visión". Warren Bennis.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios