lunes, 28 de noviembre de 2016

¿Otra Navidad felina?



Por: Mario Castillejos (28-noviembre-2016)

Los Tigres entendieron que el objetivo no es triunfar, sino ir triunfando, porque en el futbol "no hay límites", sólo oportunidades de triunfar.

En tres de los últimos cinco torneos (incluyendo éste), el equipo de Ferretti se ha instalado en Semifinales. De hecho, en el Apertura 2014 pasó sobre el Toluca, para luego disputar la Final frente al América, misma que perdió. Pero en el Apertura 2015, después de eliminar por segunda ocasión a los Diablos, se coronó en CU en tanda de penales.

Parece que las Aperturas se están convirtiendo en sinónimo de Finales para los de la "U", aunque para arribar a la novena Final de su historia en Liga tendrán que pasar por encima de un León que por mucho será complicadísimo.

Pero antes de profundizar sobre este equipo, que es el más caliente del momento, con sólo una derrota en los últimos 12 juegos desde que llegó Torrente, quisiera aclarar que no obstante que la disputa de grandes instancias ya es costumbre en Tigres, a esos que aún reprochan el trabajo de Ferretti, consideren un consejo: ódienlo si quieren, pero no hagan el ridículo despreciando su futbol.

A 360 minutos de su quinta Liga, el sábado dieron un sonoro golpe sobre la mesa, masacrando a unos Pumas que fueron víctimas del talento de Gignac, Sosa, Damm, Aquino, Dueñas y compañía. Lo que todos sabíamos podían ejecutar, tardó en aparecer 17 partidos.

¿Qué esto se dio en circunstancias favorables a los de casa? Sí, pero lo mismo pensamos cuando recibieron al Atlas, Veracruz, Cruz Azul, Necaxa, incluso al Querétaro, y a ninguno de ellos se les ganó en el Universitario, mucho menos humilló.

En este sentido, el futbol es como la vida, donde hay ricos y pobres, pero los ricos también se mueren.

También debemos destacar la variante que incorporaron en estos dos últimos partidos, porque alejados del incondicional culto al toque corto, de los 663 pases que intentaron en la ida-vuelta, 122 (20 por ciento) fueron de trazos largos. Y con esta nueva expresión de verticalidad mezclada con toques cortos, los Tigres lograron 28 remates y siete goles.

En otras palabras, si al fino trabajo de jugar al pié le incorporaron la opción de jugar en largo, el manual de soluciones de Tigres se convirtió en un acertijo para cualquier rival.

¿Quién para la Final? Con Gignac o Silvio Romero en pleno trance de gol, Damm, Quintero, Aquino, Peralta y Sosa, confiablemente productivos, Dueñas, Osvaldito, Pizarro, Renato, Zelarayán y William en creación y recuperación, la calidad de un Tigres vs. América difícilmente la encontraremos en otro país de este continente. Y esta sería el 25 de diciembre en Monterrey.

PD. "No es el más fuerte, ni el más inteligente quién sobrevive, sino aquel que más se adapta a los cambios", Charles Darwin.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios