sábado, 5 de noviembre de 2016

Toluca venció 3-2 a Querétaro


Apretado Triunfo. Los Diablos Rojos se impusieron por la mínima en su visita a La Corregidora

Toluca venció 3-2 a Querétaro en un encuentro muy cerrado disputado en La Corregidora. El equipo de los Diablos Rojos sumó tres puntos de oro al superar en calidad de visitante a los Gallos Blancos.

Toluca se fue adelante del marcador en la primera parte del encuentro, con doblete de Fernando Uribe (28', 45').

El flamante campeón de la Copa MX, reaccionó para la segunda mitad del cotejo e igualó el marcador también con doblete de Camilo Sanvezzo (56', 87')

Gerardo Flores Zúñiga marcó el gol del triunfo para Toluca al minuto 88'.

Con este resultado Querétaro se quedó en el lugar 15 de la tabla con 17 unidades, Toluca escaló al sexto escalón de la clasificación con 24 puntos.

Previa del Partido

El Querétaro de Víctor Vucetich estrena este sábado su flamante título de campeón de la Copa MX, al recibir en casa a Toluca por la jornada 16 del Apertura 2016. Los Gallos Blancos consiguieron el primer título copero de su historia entre semana, al vencer por penales a Chivas tras un empate 0-0 en el tiempo reglamentario de la final. Y ahora se verán las caras con los Diablos Rojos, a quienes eliminaron en semifinales de Copa, en un decisivo encuentro en el que ambos tienen la imperiosa necesidad de ganar.

Ya eliminada en liga, la escuadra queretana ocupa la posición 14 de la tabla con 17 puntos, a 5 unidades del octavo lugar con dos partidos por disputarse en la fase regular. Aunque las chances de Liguilla para los “emplumados” son prácticamente nulas, la inyección de moral que representa el título de Copa MX los convierte en un rival peligroso para cualquiera.

Entretanto, no es tan difícil el panorama de clasificación para Toluca. La escuadra “choricera” es novena en la tabla con 21 puntos, a solo uno del ansiado lote de clasificados a la Liguilla. Los dirigidos por Hernán Cristante necesitan un triunfo este sábado para matar dos pájaros de un tiro: meterse definitivamente entre los ocho clasificados y cobrarse la revancha contra Querétaro, su verdugo en la Copa MX, dándole la despedida definitiva a la “Fiesta grande” del fútbol mexicano.