viernes, 16 de diciembre de 2016

Columna San Cadilla Norte - 16 Diciembre 2016



Jurassic Draft

El Draft, que normalmente era en Acapulco o en Cancún, bien pudo ser en Saltillo, sobre todo el de ayer del Ascenso MX.

Y no porque haya estado en el mercado Edson Zwaricz, sino porque aquello fue como para un nuevo Museo del Desierto como el que está en la Capital de Coahuila.

Pues bien, el Draft de Invierno fue en la fría Toluca y si el de Primera División estuvo más frío que Doña Sanca cuando regresé después de una posada a la que no la llevé, el del Ascenso MX estuvo gélido y tal vez por eso revivieron algunos dinosaurios que estaban más congelados que el pavo que me regalaron el año pasado en el periódico y que todavía tengo en el conge.

Al ver en Twitter el desfile de jugadores jurásicos me imaginé el Draft de Club de Cuervos y que Eliseo Canales estaba moviendo las piezas que le sobraron hacia los clubes del Ascenso.

Para empezar, sacaron del retiro a Héctor Mancilla. Dicen que los Lobos BUAP le vieron algo al "Mancigol" en el partido homenaje de Walter Gaitán de hace meses y decidieron que todavía tiene qué dar.

Seis años después de ser el fichaje bomba de los Tigres en un mercado invernal, el chileno de 36 años intentará aullar en la dimensión desconocida de la Liga de Ascenso.

Y si los Lobos le tuvieron fe a Mancilla, qué decir del Tampico-Madero, que mandó traer a Daniel Ludueña, quien estaba en Argentina en una mecedora tomando mate junto a Matías Vuoso, quien suena para Dorados.

El equipo de Dany Guzmán cree que "El Hachita" todavía tiene filo a sus 34 años y que hará una buena dupla de ataque con Omar Arellano (el hijo, eh), el jugador de 29 años que se la pasó lesionado en Rayados, Toluca y mi UdeG.

Otro hijo malogrado que va a Tampico será "El Guamerucito" que hace unos años anduvo en América y Chivas en espera de que la promesa se hiciera realidad, pero no pasó nada con él.

Al paso que van esos chavos, ya casi casi se topaban con sus jefes y con Sergio Lira en la Jaiba Brava.

Otra promesa que tal parece ya no dio en Primera o no le dieron chance de dar es Hugo Rodríguez, el central que con Pachuca llegó a la Selección Nacional, pero que en Tigres nunca pudo jugar y que en el último torneo estuvo en Morelia. A sus 26 años, el elegante defensa central fue a dar a los Mineros de Zacatecas.

Pero el que se llevó la noche fue un lateral derecho que se pintaba el pelo de muchos colores, que alguien se atrevió a decirle el "Dani Alves" mexicano y que le gustaba mucho abrazar a sus compañeros en los festejos de gol y en... bueno, ok, no.

Si no adivinaron de quién se trata les doy otra pista: llegó a La Pandilla como refuerzo de lujo en plena efervescencia del título del Apertura 2009.

¿Ya?, ¿no?, bueno, les digo su nombre: ¡Sergio Pérez!

¿"El Alvin"? No!, 'tá bien que sí contratan dinosaurios en el Ascenso, pero no exageren. Al que revivieron fue ¡al "Cherokee"!

Sí, Sergio Pérez Moya se va a los Venados de Mérida, aunque él quería irse al Querétaro para bailar "La Coloreteada".

¿Y los Tigres?

Ayer todavía hubo quien me preguntó en el Twitter que si los Tigres iban a comprar algo en el Draft.

La raza felina primero estaba acostumbrada a que su equipo hiciera muchas compras en el Mercado de Piernas y luego a que compraran a la "bomba" o al "pez gordo" de cada Draft.

En la mente de todos quedó ese Tigres que gastaba a lo loco, que cada seis meses abría la cartera para reconstruir su equipo o para traer un jugador de renombre y vender abonos.

Hoy, con mucha inversión, claro, el equipo se ha armado poco a poco del 2014 para acá, que fue cuando se fueron Lucas Lobos, Danilinho y Carlos Salcido.

De las actuales figuras el primero que llegó fue Nahuel Guzmán, acompañado de Joffre Guerrón y Egidio Arévalo, quienes tras brillar en el equipo se fueron a otro lado.

Luego vino Rafael Sobis, primero para liderar solo el ataque y luego para hacer dupla con Gignac. El brasileño se fue también luego de hacer campeón a Tigres.

Con Gignac llegaron Javier Aquino y Jürgen Damm, todos cayendo de pie en el equipo, y ya van por su quinta Final.

Lucas Zelarayán esperó paciente su turno y ya da, no así "El Queso" Fernández.

Los últimos en llegar fueron Ismael Sosa, que fue el líder de goleo en el torneo regular, Luis Quiñones, que brillaba antes de lesionarse, y Andy Delort, del cual se espera aún mucho, pero ahí va.

Todo esto genera envidia de quien dice que lo de Tigres no tiene chiste porque arma sus equipos a billetazos, pero al mismo tiempo no critican a Jorge Vergara porque se ha gastado en sus Chivas 32 millones de dólares en Alan Pulido y Rodolfo Pizarro, nada más en dos jugadores y en menos de seis meses.

¿Y la Comisión?

Y volviendo al tema de jugadores en el olvido hay una luz de esperanza para los que en verdad deben ser recordados y les deben de poner atención.

Aquellos que son tratados mal por sus clubes se supone que tienen la Comisión del Jugador, que es tan útil como una videocasetera VHS, por aquello de que los defiende en el mismo edificio donde operan la FMF y la Liga MX.

Es por eso, que se escuchan ya voces alentadoras porque se habla de que ya viene la Asociación de Jugadores Mexicanos o la Asociación de Futbolistas Mexicanos, que estaría dirigida por Rafael Márquez y Óscar Pérez y si defienden a sus colegas como lo hicieron con las porterías de sus equipos, por fin habrá un gremio de futbolistas en México.

A lo mejor su primer defendido es Moisés Muñoz, a quien después de ser de lo poco rescatable del América ante el Real Madrid me lo quieren enviar a ¡Jaguares de Chiapas!

Qué mal le pegan al Moi, literal.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios