jueves, diciembre 08, 2016

Columna San Cadilla Reforma - 08 Diciembre 2016



Programación arbitral

Pues tal parece que después de 20 mil intentos, quejas, charlas, expulsiones que después quita la Comisión Disciplinaria, intentos de paro, y demás situaciones y escándalos, no quedó de otra que recurrir a la ciencia para ver si así los arbitrajes en México reducen las toneladas de errores que tienen en todas las jornadas y logran evitar las inconformidades de casi cada semana.

Y no me refiero a la tecnología que va a entrar ya a nuestro País en un programa piloto para el uso del video, que eso ya va a sacar de apuros a más de uno, sino al asunto del famoso "programa" que irá directo a la neuronas de los árbitros.

Éste contempla que se vuelvan más amables, que tengan mayor capacidad de reacción, de juicio, de seguridad y hasta un toque humorístico, igual y para ver si con un chascarrillo evitan los reclamos de los técnicos y jugadores.

Algo así como que les fueran a poner un chip ahí en el mismísimo cerebro para el control de las emociones, o para que ya no la rieguen tanto.

Pese a todo, la idea en una de esas no resulta tan mala, pero lo que ojalá no vaya a ocurrir es que, de tanto trabajar en las neuronas, no les vaya a salir un Frankenstein que a la mera hora ya ni sepa si marcar, o volverse loco y empezar a sacar tarjetas por todos lados, que, de paso habrá que comentarlo, eso ya no sería una gran novedad.

Así que suerte a los árbitros, y a cuidar la cabecita.

No vaya a suceder que con un balonazo accidental se les caiga el sistema.

Potros sin paga

La Liga MX anda con las pilas bien puestas para hacer caer todo el peso del reglamento sobre los clubes deudores, que se la han pasado todo el año retrasando pagos a jugadores y cuerpo técnico.

Pero no estaría naaada mal que se dieran un rol por el circuito de Ascenso, porque ya me contaron que a los muchachos del Atlante les adeudan tres quincenas y, aunque hay promesa de pago, todavía no cae ningún depósito.

Los jugadores del cuadro azulgrana de verdad que se portaron como unos auténticos profesiones jugando la Final del Apertura, sin chistar ni hacer grillas. Se pusieron el overol y se entregaron en la cancha.

Para la directiva ha sido un calvario vivir en esta división, porque perdieron gran parte de los ingresos que se tienen por publicidad y transmisiones de televisión, han hecho circo, maroma y teatro para sobrevivir y hoy tienen un plantel que espera con ansías recibir la lana que ya se ganó, para vivir decentemente la época navideña.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios