miércoles, enero 25, 2017

Columna San Cadilla Norte - 25 Enero 2017



No será el único

Anoche llegó Luis Advíncula, nuevo refuerzo de los Tigres... ¡y faltan uno o dos más!

Pero no, no para este torneo, sino para el siguiente.

Rapidito les informo que la directiva de Tigres ya tiene vistos y localizados a los refuerzos de primer nivel que traerán pare el Apertura 2017.

Ya saben lo que quieren, ya tienen el plan 6 meses antes y estarán ahí a la espera de poderlos amarrar, pues de quedar campeones de la Concachampions buscarán armar un Tigres lo más poderoso posible para ir al Mundial de Clubes.

Si no ganan la Conca, pues como quiera tienen vistos sus refuerzos.

Anoche llegó el lateral derecho de la selección peruana, pero van por dos más para el siguiente torneo.

Quieren más títulos y buscan aprovechar que tienen el equipo mejor armado del futbol mexicano.

Tienen que aprovechar mientras les dure, porque todo lo que sube... ¡algún día tiende a bajar!

¡Urge, urge! 

Con todo el cariño que se le tiene al Estadio Universitario, inmueble al que voy desde 1976 (al Tec fui a principios de los 80, pues Rayados jugó de 1973 a 1980 en el Uni. La casa de La Pandilla por 7 años fue el estadio de los Tigres, por eso tardé más tiempo en visitar el Tec).

Bueno, les decía: urge que llegue la remodelación al Estadio de los actuales campeones del futbol mexicano.

Señores, el Uni, que en este año celebra su 50 aniversario (fue inaugurado el 30 de mayo de 1967) necesita no una manita de gato, sino un zarpazo de Tigre.

Se nos cae a pedazos. Ok, tal vez exagero al decir que se está cayendo, ok, no, pero sí está ya viejo y hay que tratarlo con cuidado.

Sí, desde que llegó Sinergia Deportiva se la han dado varias manitas de gato, pero últimamente se le han visto las imperfecciones.

El sábado, con el aironazo se le desprendieron partes del techo que está en la zona de prensa.

Me contó gente de patrocinios que trataron recientemente de instalar algo y si "taladras" ya el concreto no perfora igual. Que ya el estado del estadio está como para pensarse.

Que lo han mantenido lo mejor posible, que Sinergia lo tiene en pie, de hecho la malla y las butacas son nuevas, pero aún así el Uni comienza a ser ya un estadio viejo y urge que le metan mano fuerte, como la remodelación.

El "Inge" Rodríguez declaró recientemente que en los próximos meses darán a conocer ya el proyecto de remodelación, y espero que ahora sí vaya en serio.

Uni, te quiero mucho, toda una vida ahí, pero o te remodelan y refuerzan, o te nos irás cayendo poco a poco en pedacitos.

Lo hace por amor

Pa' los que no saben, el mediocampista español Marc Crosas regresa al futbol mexicano. Viene al Tampico Madero, de la División de Ascenso, y lo hace por puro amor.

Es cierto que su esposa fue una pieza clave para que se animara a dejar Tenerife, pues es originaria de Torreón y como que extrañaba el terruño, pero ya no me quedó duda cuando supe que llegó a la Jaiba Brava para jugar... ¡por puro amor al arte!

Así como lo leen, Crosas no recibe salario del equipo tamaulipeco, pues ni de chiste le llegaban a sus pretensiones económicas, así que tuvo que conformarse con el porcentaje de su sueldo que le paga el Cruz Azul, con el que todavía tiene contrato, y lo demás, como lo dijo el papá de Rubí: "¡A'i nos acomodamos!".

Así es: Crosas vivirá del porcentaje que aún le paga el Cruz Azul, porque del Tampico tal vez sólo reciba fuertes dotaciones de Jaibas pa' que coma él y su familia.

El rapidín de Castillejos

Y no que Mario sea un precoz y sea muy rapidín (bueno, no lo sé y me vale). Me refiero a otro tema.

El fin de semana Antonio Nelly subió a las redes el video donde narra el tercer gol de Tigres, el golazo de Luquita Zelarayán, y en él se ve que Mayito festeja alzando los brazos, algo que es instintivo al ver tremenda ejecución.

No, no, no, no, pues la comunidad que padece de la enfermedad del odio al rival se le fue encima. Le dijeron de todo, que estaban decepcionados de él, que cómo era posible que festejara un gol de "Las Gatas miadas" y que a ver cómo se atrevía a ir nuevamente al BBVA Bancomer.

Háááganme ustedes el favor. Esa mentalidad de que para irle a un equipo tienes que odiar al otro, es de lo más retrógrada y cavernícola, que denota que en verdad les han hurtado el cerebro.

Hablo de una pequeña comunidad de la afición. Son pocos, porque si bien ningún Rayado es Tigre, la inmensa mayoría al menos no tiene esa enfermedad. Es gente de bien.

"¡Qué bueno que 'Toño' subió el video. Así me pude dar cuenta de la enfermedad de algunos. Creen que para irle a un equipo tienes que odiar al otro. Ahora resulta que no puedo disfrutar del gran futbol de Tigres. Yo no soy como ustedes!", dijo tal cual Mario en su programa de radio de la 900 de AM.

Hasta ahora Mario se dio cuenta que existe mucha enfermedad en un sector de la afición, sea cual sea el equipo. Esta vez el ejemplo es del sector Rayado, pero así la hay también del Tigre.

No sé si en otras ciudades, pero en ésta hay un sector cavernícola y retrógrada que cree que eres más Tigre o más Rayado si odias al otro.

¿Cómo se localiza a un enfermo?

"Todo lo que hace el otro equipo está mal y todo lo que hace el mío está bien".

"Si hablas bien de mi rival eres un pend..., y todo lo que hables bien del mío, hace que seas el mejor".

Por suerte, es un pequeño sector de ambas aficiones. El aficionado común, el pensante, el hincha de verdad, es la mayoría.

Desgraciadamente los enfermos se hacen notar más, pues son los que hacen más ruido.

"Mayito ya no va a ser presidente de Rayados nunca. Ya tiene su video festejando un gol de Tigres", tuiteó @EulalioGon, y abajito le responden.

"¡Qué decepcionante!", la rayada @Lilianasrs.

PD: Para esa comunidad fue como si Mario hubiera asesinado a un niño inocente.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios