martes, 31 de enero de 2017

Columna San Cadilla Norte - 31 Enero 2017



Ya está visto

Ayer toqué a André-Pierre Christophe Gignac. Le hice una radiografía de su actualidad.

Claro, es justo decir que ningún extranjero ha rendido tanto, tan rápido y que haya sido tan determinante en los títulos. Dos campeonatos ganados (de Liga) más dos Finales perdidas ("Conca" y Libertadores).

El francés lleva 4 Finales jugadas en apenas año y medio. Y un título de goleo. Sin duda, números que nadie ha alcanzado en tan poco tiempo. Eso lo hace el más grande de esta Liga, sin duda alguna.

Pero era justo también decir que pasa por un bache, que está cerca de cumplir un torneo regular sin anotar (en la Fecha 9 del torneo pasado) y que sus reclamos y enfrentamientos con los árbitros parecen estar llegando a su límite.

El domingo ya vio una amarilla. Tiene muuuy pocas para las que se merece. Y eso sí, ninguna roja.

Bueno, lo que ahora les digo, y también a Tigres, es que hablé con mi Judas con Pito, sí, uno de los líderes de los silbantes de la Liga MX.

Nos echamos una buena charla y me habló de tres jugadores de los equipos regios. André-Pierre y dos más.

"Ya entre los árbitros es famoso. Te cuento que ya la tolerancia será menos. Si continúa con sus reclamos, insultos o enfrentamientos, habrá tarjetas. Sí reconozco que nadie lo ha expulsado, y su actitud no es la mejor.

"Te hablo de actitud, porque de ser cochino, agresivo o mala leche no lo es, no es su estilo. Hablo de cuando se envalentona y nos encara. Ya se ha hablado de él en particular".

Así es que, Tigres y señor Gignac, les cuento que tal vez la tolerancia de los árbitros ya se acabó.

PD: Sobre aviso no hay engaño.

Código de ética

Donde parece que tampoco hay tolerancia es en La Pandilla del Cerro de La Silla, y les cuento.

Y eso de que "¡No hay tolerancia!" es bueno.

El lunes 16 de este mes les conté acerca del nuevo código de ética del Club de Futbol Monterrey, el cual aplaudí, aplaudo y aplaudiré mientras éste dure.

Excelente iniciativa del club. ¿Que van a tardar en ver frutos?, sí, pero por algo se empieza.

¿Qué dice parte del código? El Punto es el "5. OFICIALES DEL PARTIDO".

En el apartado 5.3 dice: "Nuestros directivos, cuerpo técnico y jugadores del Club de Futbol Monterrey no se pronuncian públicamente, en sentido alguno, respecto al desempeño de los árbitros que hayan sancionado nuestros partidos".

¿Qué sucedió?, pues que Edwin Cardona se fue a su Instagram, y tras ofrecer disculpas a la afición por dejar a Pandi con 10 hombres, que arremete diciendo que el árbitro se equivocó, que fue injusto con su roja y que arriba hay un Dios que todo lo ve.

Y pues sí, con eso faltó al código de ética del Club Monterrey impuesto dos semanas atrás, el cual dice que si hacen eso serán merecedores de una multa.

Y en efecto. Les cuento que ayer mismo, en la práctica en El Barrial, le cayó la Ley Rayada para hacerle ver que, sabiendo ya que existe un código de ética, faltó a él en redes sociales hablando del arbitraje y que habría una consecuencia.

¿Multa?, ¿regaño?, ¿advertencia?, eso no lo sé, pero aquí lo positivo es que el club no dejó pasar esto.

Es muy fácil hacer un reglamento y luego mimar y pasar por alto las faltas a éste de parte de sus jugadores.

La cultura del reclamo, del engaño, de fingir, de la deshonestidad de los jugadores, de lo mentirosos que son, no será fácil erradicarla, pero el ejemplo del Club Monterrey, no sólo de hacer este código, sino de aplicarlo ya por primera vez, es plausible.

Bien por no dejarlo pasar. Supe que ayer hablaron con él.

Pero lo peor es que miles apoyan eso. "¡Estamos contigo, Cardonaaa!", "¡Tú muy bieeen, el árbitro es un hijo de su pu... ma...!", "¡Te apoyamos, te creemos a tiii, no era expulsióóón!", es el típico aficionado que grita "¡Awante La Pandillaaa!", sin saber lo que provocan con eso.

¿No saben que consentir al infractor, darle por su lado al que comete una falta, al que finge un penal, al que miente para sacar ventaja, y decirle que él está bien cuando no lo estuvo, es perjudicarlo a él y al equipo?

Realmente Rayados tiene mucho trabajo. Y si digo Rayados es porque es el único que tiene ese código de ética, el cual jamás, pero jamás dejaré de ensalzar y aplaudir.

Un verdadero aficionado debe de entender que le va al equipo, no a los jugadores, y aquí se aplaude la decisión del club y se critica la deshonestidad de los futbolistas.

Ojalá Rayados no se rinda y modifique esa cultura deshonesta en honesta, aunque ésta se vea reflejada en los nietos del "Cachorro" Montes.

PD: Valen más y saben mejor los triunfos honestos a las victorias con penales fingidos.

Los dos

Y termino con el otro tema que me contó mi Judas con Pito en nuestra amena charla.

Ese 16 de enero les conté aquí mismo que ya tenían identificados a Rogelio Funes Mori y a Ismael Sosa como dos jugadores que suelen fingir faltas, que tratan de engañar a los árbitros.

"En el juego de Rayados viste que (Funes Mori) se tiró un clavado, ni lo tocaron y el árbitro no pitó nada. Ya se habla acá, ya lo conocemos, y para que ahora le marquemos un penal tendrán que arrancarle la cabeza. Tendrá que ser muy claro. Se le marcará si realmente es. Es muy deshonesto, siempre se tira.

"¿Y viste lo de Sosa?, le roban la pelota que termina en gol de Jaguares, pero ve cuando se la quitan en media cancha, se tira, se agarra del tobillo y grita simulando falta. Si no fuera Sosa tal vez se hubiera creído y marcado (el faul), pero no fue falta y se dejó correr", me dijo.

Pues ojalá les llegue a ambos: o comienzan a ser honestos o hasta tarjetas recibirán.

Es más, aquí en Sanca cada lunes exhibiré los nombres de los jugadores que el fin de semana -haciendo trampa- trataron de sacar ventaja.

Sí, cada lunes aquí les haré un espacio para ver quiénes son los más tramposos en el futbol mexicano.

PD: ¡Que viva el código de ética del Club de Futbol Monterrey!

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios