miércoles, 25 de enero de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 25 Enero 2017



Bien concentraditos

Pues primero que no estaba tan preocupado y que con dos victorias que consiga se va a olvidar el mal inicio de torneo.

Sin embargo, el técnico del América, Ricardo La Volpe, se apegó a aquel dicho de que "el miedo no anda en burro" y, a pesar de que sea Veracruz el próximo rival para la Liga, quiere para sus jugadores concentración total en esta semana, sin que se distraigan siquiera atendiendo a medios o aficionados, y menos asistiendo a programas de televisión o alguna otra actividad social, mientras no se gane un partido en la competencia.

Resulta que al "Bigotón" no le ha caído nada bien que ya se le empiece a criticar por la falta de trabajo con el equipo, que si los jugadores no están al 100 en lo físico o que si están del todo coordinados en sus movimientos, o que se pelean entre ellos, como pasó con la discusión entre Pablo Aguilar y Paolo Goltz...

Mejor les exigió total concentración para una semana en la que desea quitarse el peso del par de derrotas en el Clausura 2017.

Y también de paso pidió a su auxiliar Víctor Medina apretar el paso en el trabajo con la defensiva, que ya se comió seis goles en dos juegos, más otros dos en la Copa, lo que no lo tiene nada contento, así que le encargó al "Harlem" revivir esa línea del equipo y, si es necesario, con palabras fuertes, pues tendrá total libertad con tal de ponerla a punto y evitar los papelones como la del sábado pasado en Monterrey.

Ya se verá si el encierro y la mano dura dan resultado a la hora de recibir a los Tiburones o el mal inicio ya se convierte en enfermedad.

Nuevas amistades

Poco tiempo les tomó a los hijos de Jesús Corona y Gabriel Peñalba hacerse amigos, tanto que ya comparten tiempo juntos y hasta llamadas de atención.

Los pequeños de los jugadores de Cruz Azul aprovecharon que sus padres los llevaron a La Noria el lunes pasado para jugar un rato en una de las porterías del campo de entrenamiento.

Todo iba en orden con los niños, que tiraban penales entre ellos, hasta que comenzó la práctica celeste.

Para uno de los ejercicios el técnico Paco Jémez necesitaba del arco donde jugaban.

A pesar que el timonel comenzó a explicar el ejercicio y estuvo a punto de dar inicio, los pequeños mantenían su actividad. Fue hasta que Peñalba le hizo una seña al suyo que se quitaron.

Sin embargo, los pequeños apenas recorrieron unos cuantos pasos, como no queriendo parar su diversión, pero fue ahí cuando Corona le dijo al suyo, ya más enérgico, que se hicieran a un lado para que los dejaran trabajar.

Ante esto, ya no hubo nada que los niños pudieran hacer y mejor se fueron a sentar a un costado del campo para ver la práctica.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios