lunes, febrero 13, 2017

Columna San Cadilla Mural - 13 Febrero 2017



Mínimo, un chofer

Mucho malestar causó en el cuerpo técnico de las Chivas la manera en la que se difundió el episodio que vivió el técnico Matías Almeyda cuando fue revisado y sancionado por un control de alcoholímetro en Avenida Patria, en Zapopan, el jueves por la noche.

Los auxiliares del "Pelado" estaban más sensibles con el tema que Matías, quien, de acuerdo con el reporte de Vialidad, salió con apenas .27 grados de alcohol en su examen, lo que, según el reglamento, no ameritaba que lo detuvieran, pero sí una multa.

El enojo surgió de quienes protegen al entrenador, conscientes de que en el pasado, cuando se retiró por primera vez como futbolista, pasó por una etapa de alcoholismo, por lo que sentían temor no sólo de que fuera a magnificarse lo sucedido, sino que se le refrescara aquella época.

Aunque la directiva se mantuvo al margen, a Jorge Vergara le pareció adecuado que Almeyda emitiera un comunicado para explicar el incidente y enfrentar su efecto en la opinión pública, pero quienes están cerca del dueño dicen que contempla sugerirle que forme parte de una campaña social para aconsejar a los conductores a no ponerse frente a un volante si bebieron: algo así como aquella del conductor designado.

Por lo pronto, al "Pelado" ya le dijeron que, cuando tenga una cena y quiera disfrutar un buen vino, no dude en llamar a un chofer de la empresa de Vergara para que acuda al lugar, se lleve su auto y le de al técnico un aventón a su casa.

Mientras, me pregunto: ¿Qué le aconsejará Almeyda a sus jugadores si alguno de ellos es sorprendido por el Torito? ¿Que tomen taxi?

Focos rojos

No quiero decir se los dije, pero no duden que pronto estalle un problemón en el vestidor del Atlas.

El sábado, en el medio tiempo del Clásico Tapatío, Matías Alustiza salió muy molesto del partido tras ser relevado por segundo encuentro consecutivo.

El técnico José Guadalupe Cruz sacó de la cancha al medio tiempo al "Chavo", quien esta vez no hizo un berrinche como el de la semana pasada, contra el Puebla, cuando no quiso darle la mano a su entrenador, pero vaya que estaba que echaba lumbre.

Todo puede complicarse porque Cruz dejó claro que no le gustan los futbolistas que no corren, es decir, más claro ni el agua... aquí la pregunta es si no se había dado cuenta de eso antes de pedirle a la directiva que contratara al correlón de Alustiza.

Si las cosas se le complican al "Profe", aguas, porque hasta ahorita la directiva tiene pensado el proyecto con él en el timón, pero si el asunto se pone feo en el vestidor, cualquier cosa puede pasar, porque ambos personajes son de mecha muuuy corta.

El amigo Alejandro

Vaya confusión la que tuvo el presidente de la Liga de Futbol de España, Javier Tebas, quien estuvo en México para promocionar su producto.

Cuando le preguntaron su opinión de la Liga MX, el español destacó los avances de ésta y dijo que tenía diálogo constante con Alejandro Bonilla, para intercambiar puntos de vista sobre líneas de trabajo, ya que "Alejandro" es muy emprendedor y tiene buenas ideas, así que le mandaba muchos saludos a "Alejandro", a quien le reconocía su labor en el futbol mexicano.

Entonces, alguien se animó a preguntarle, de manera respetuosa, si estaba hablando de Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX.

Entonces, Tebas se tocó la frente y de inmediato dijo: "¡Ah claro, Enrique! Ya lo estoy bautizando, pero es Enrique, claro".

Dicen que lo que le ha recomendado Tebas a Alejandro... o Enrique, es que se dé cuenta de que el futuro de la televisión en el futbol son las transmisiones de paga o que la Liga controle el asunto, como en la LFP.

Sin embargo, el español reconoció que está enterado de la renuencia de los directivos mexicanos en el tema, porque sabe que del poder que tienen las televisoras en el negocio en estos lares.

Si se le ocurre alguna idea, seguramente la compartirá de inmediato con su amigo Alejandro.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios