lunes, 20 de febrero de 2017

Columna San Cadilla Mural - 20 Febrero 2017



Oso tras oso

A estas alturas del partido, para mucha gente Chivas TV es más un dolor de cabeza que una buena opción para ver los partidos del Guadalajara.

Insisto, la transmisión de los juegos por Internet es un proyecto interesante, pero la ejecución de la gente que se encargan de las tuercas y tornillos ha sido tan mala como la comida que sirven en los aviones.

El sábado, mucha gente compró botanas, bebidas espirituosas -o refresco para los menores y abstemios- y se posó frente a su televisor para ver el futbol, pero, para no variarle, muchos se llevaron una desagradable sorpresa.

Digo, ver el partido con un par de minutos de retraso no resulta tan grave, al menos que se mire al mismo tiempo que se escucha en la radio o los mensajes en redes sociales lleguen más rápido que lo que se cantan los goles, pero batallar de nuevo porque la señal no llega es otra historia.

La transmisión en la página de Chivas TV tuvo retraso e interrupciones en muchos casos, pero es no es nada comparado con lo que desató la cólera de quienes pagaron sus 50 del águila para ver el Guadalajara-América por Claro Video.

En lugar del gol de Ángel Zaldívar y los manoteos de Ricardo Podolpe, por ejemplo, sólo pudieron ver un letrero sobre una pantalla negra: "En este momento no es posible ingresar a Claro Video. Por favor, intenta nuevamente más tarde".

A otros les pedían reiniciar la aplicación o llamar a un número para servicio técnico, pero nanais que les respondían y mucho menos les resolvían el problema.

Se suponía que las alianzas con Claro y Cinépolis Klic tenían como objetivo principal evitar el riesgo de que la señal se cayera por la gran demanda de los suscriptores, porque Chivas TV tiene un streaming muy limitado para la exigencia de más de 100 mil cuentas activadas de manera simultánea.

Estos mensajes al estilo de "lo siento, pero nada puedo hacer" aparecieron antes del partido, así que, por más que esperaron, ansiosos chiva-hermanos y socios águila se limitaron a mirar el reloj para ver cómo su dinero se iba al caño.

Otra curiosidad fue un mensaje en Twitter de José Luis Higuera, CEO de Omnilife y las Chivas -quien se tomó una selfie mirando el Clásico en Bogotá-, en el que le pedía a la gente que se conectara desde temprano para evitar empujones en la taquilla virtual, o sea, para que el streaming no se saturara.

Si era chiste, cada quién; pero si era cierto, lástima por los que llegaron corriendo -por gusto o necesidad- y encendieron la tele a la mera hora.

Ayer aparecieron los mensajes del tío Higuera para decir que la transmisión había sido un éxito. Ni quien se lo niegue, porque en Chivas TV no hubo problemas graves; el villano esta vez fue del aliado comercial, que se supone que tiene una red consolidada.

La cosa es que si no falla uno, falla el otro, y hasta ahora el servicio ha sido por demás accidentado y cada semana en las redes sociales pululan las mentadas.

¿Ahora para quién será la multa? Las quejas lloverán hoy en Profeco.

Nuevo mundo

Así como Hernán Cortés descubrió la Baja California hace más de 500 años, Paco Jémez está descubriendo territorios inexplorados por españoles en México... o en el futbol mexicano... bueno, más bien está descubriendo al Cruz Azul.

Cuando el asistente Alejandro Ayala encaró a su portero, Jesús Corona, en el juego contra el Querétaro, Jémez salió sorprendido a decir: "No lo había visto en mi vida. No sé si aquí es normal, no lo había visto y he visto futbol en muchos países".

Pues el sábado, en la derrota frente al Atlas, también descubrió algo extremadamente novedoso.

"Nunca había visto un equipo que haga tanto en el campo y esté tan abajo en la tabla. Se ve que tenía que venir a México para ver cosas que no había visto en otro lado", lamentó Jémez, ante la falta de puntería de los delanteros cementeros.

La neta, sí puede resultar extraño que los árbitros encaren e insulten a jugadores, pero que los delanteros no le metan gol ni al arcoiris no es exclusivo de aquí.

Más bien habrá que preguntarle a Jémez por qué contrató a quien contrató o por qué con la camiseta de La Máquina se le acaban la pólvora y la puntería.

Si eso le admira, me pregunto cómo reaccionará con todo lo que le falta por ver.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios