jueves, 2 de febrero de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 02 Febrero 2017



Desmemoriados

No cabe duda de que en esto del futbol se aplica de gran manera esa máxima de que "aquí no hay memoria".

Apenas en el torneo pasado, el paraguayo José Saturnino Cardozo vivía la angustia por la falta de pago en Jaguares, porque lo corrieron por los malos resultados a final de cuentas, con todo y que el grupo de jugadores le dio vida una semana más.

Además le quedaron a deber tal cantidad de dinero, que hasta fue a la Comisión de Controversias de la FMF para que le ayudaran a presionar al club de Chiapas con tal de que le pagaran.

Tanto lío para que ahora acepte sin hacerse del rogar ser DT del Puebla, cuando ambos equipos son propiedad de la misma familia, López Chargoy, y cuando en La Franja también se han dado los casos de adeudos.

Habrá que recordar el caso del argentino Damián Escudero, al que le quedaron a deber una lana en el Apertura 2016 y luego hasta lo andaban queriendo crucificar por revelar el problema.

Yo me pregunto, ¿qué habrá pasado por la cabeza de Cardozo para volver a meterse a un club de los mismos dueños que le quedaron a deber hace tan poco tiempo? ¿Será de plano demasiada su necesidad de dirigir o de tener ingresos?

Y pues no sé, pero en todo este problema de equipos como Jaguares y Puebla, muchas de sus víctimas se convierten en sus cómplices porque, ¿de qué sirve que denuncien los adeudos, amenacen con no jugar y luego se retracten si al primer canto de la sirena López Chargoy caerán redonditos?

La bronca es que lo único que se devalúa y no se recupera es la dignidad de técnicos y jugadores.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios