martes, 7 de febrero de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 07 Febrero 2017



Extrañan a 'Sambu'

Silvio Romero mantiene una muy buena amistad con Rubens Sambueza y el fin de semana lo aprovecharon para pasarlo en familia, con el tradicional asado y poniéndose al día con las novedades de cada uno. Para el "Chino" Romero siempre fue muy importante el apoyo que le dio el ex capitán del América desde su llegada al Nido, por lo que ahora no deja de extrañarlo, pues si alguien sabía cómo hacerlo sentir mejor o darle un consejo cuando había momentos de tensión ese era "Sambu".

Pero no sólo el delantero azulcrema extraña a Rubens, en el vestidor azulcrema muchos todavía suspiran por el volante, quien sabía ponerle el pecho a las balas, suavizar tensiones y ablandar el carácter de algunos entrenadores.

Incluso era quien buscaba la unidad por mucho que sólo hubiera una relación laboral entre algunos, además de que hacía el momento más grato para aguantar las altas y bajas de Oribe Peralta, quien un día está bien y al otro día quién sabe.

Hasta la afición lo extraña, porque siempre tenía detalles con ellos, de pararse a firmar, de ponerles atención y no ser tan despectivo como otros, que hasta el carro le avientan a la pobre gente que los espera por horas afuera del Nido de Coapa.

A lo mejor el América se deshizo de algunos jugadores que en ciertos momentos le daban dolores de cabeza porque levantaban la voz en el momento justo, pero sin duda, el grupo también extraña a esos líderes, que siempre le daban otro sabor a los entrenamientos y hasta a las derrotas.

Detallitos...

A veces en los pequeños detalles está la marca de calidad... o al revés.

No sé si al final del partido Pumas-Pachuca todos estaban nerviositos, pero menudo susto debieron ponerle a Abraham González cuando al minuto 85 el cuarto oficial, Luis Enrique Santander, levantó el tablero electrónico para indicar que entraba al campo Santiago Palacios con el número 24, pero en lugar de poner con números rojos el 30 de Nicolás Castillo, quien acababa de ser trasladado en el "carrito de las desgracias" a la banca universitaria, puso el 10 de González, quien se preparaba para defender el tiro libre en el que un minuto después anotó Óscar Murillo el empate de los Tuzos.

Y luego, minutos después, Santander indicó que se iban a agregar 4 minutos adicionales al partido, pero o el reloj de Adonai Escobedo funciona diferente o de plano no quiso meterse en complicaciones, pero el silbante central del encuentro que quedó 1-1 lo terminó cuando Pumas tenía un saque de meta más y cuando faltaban 40 segundos para que se cumpliera el añadido anunciado, tiempo suficiente para lanzar al menos un pelotazo al área.

Cuestión de detalles.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios