domingo, 5 de febrero de 2017

Decepción felina



Por: Carlos Bianchezi ‘Careca' (05-febrero-2017)

En mi columna del viernes pasado toqué el tema de la inconsistencia de los equipos de nuestra Liga y para no contradecirme, Cruz Azul y Tigres, dos equipos que pensamos serían protagonistas desde las primeras jornadas, volvieron a incumplir con las expectativas, otra vez nos decepcionaron.

Infumables los primeros 45 minutos de Tigres, salvo un cobro de tiro libre de Zelarayán, los actuales campeones no se acercaron al arco rival, jugaron basura.

Ni por la presión de tener en la banca al chileno Eduardo Vargas, Sosa y Gignac existieron y Damm, que venía haciendo bien las cosas, dio sus peores 45 minutos en cinco jornadas.

Si su nombre no estuviera respaldado por la gran calidad mostrada en anteriores torneos y por una pincelada de magia en una media chilena, hoy Gignac estaría siendo fuertemente criticado.

El francés perdió todas las pelotas, falló todos los pases y cayó en muchos fuera de lugare. Cada balón que tocaba cortaba la jugada ofensiva de su equipo. Fue el peor partido del ídolo francés con la casaca felina.

Con varios ofensivos muy por debajo de su nivel y un mediocampo que poco aportaba en la ofensiva, todos los ojos y la esperanza del Universitario se centraban en la banca de reservas. ¿Ahí estaba la solución?

No fue así, entró Vargas por Dueñas, un cambio que revolucionó el sistema táctico de Ferretti, pero no le dio el resultado, el chileno simplemente no tocó la pelota.

Damm terminó como volante carrilero por derecha y creció en el partido, Aquino poco hizo por izquierda, mientras que la línea formada por tres delanteros con Gignac, Vargas y Sosa seguía sin expresar el porqué cuestan tanto.

Creo que esa es la típica derrota que duele, no porque el hecho de perder y sino por la forma.

Al campeón de la temporada pasada se le ha agregado más calidad y lógicamente las exigencias serán mayores.

Si dejamos la derrota como local a un lado y nos enfocamos en el futbol poco ambicioso que nos mostró Tigres ayer, no digno de un campeón reforzado, me parece que después de 5 jornadas es más que necesario apretar las tuercas y el que no eleve su nivel debe ser sacado del cuadro titular, sin proteccionismo. Por eso llegaron los refuerzos ¿o no?.

DE EMPATE EN EMPATE

El Monterrey ya lleva cuatro empates de forma consecutiva, para 7 puntos de 15 disputados.

Se escuchará bien si ganan en la Jornada 6 frente a Pumas, ya que estarán por encima del 50 por ciento de efectividad, de lo contrario, esa seguidilla de empates no podría no ser vista con buenos ojos para los que se fijan solo en los números.

En cuanto a las formas, para mi gusto los Rayados también han sido intermitentes.
Anuncios