jueves, 23 de febrero de 2017

Derecho divino



Ganar casi por derecho divino.

Parece que ése es el impuesto con el que salen a la cancha equipos como Tigres, América, Chivas o Monterrey o, por lo menos, ésa es la exigencia para los equipos económicamente poderosos.

Aunque los dos llamados grandes, al tener en común un carisma labrado durante más de 70 años, repleto de hazañas y héroes que alcanzaron a plasmar sus nombres en la cima del futbol mexicano, la imposición de ganar siempre no les es extraña.

Y como ése es el cimiento que apenas edifican nuestros regios aspirantes, la trascendencia de América y Chivas aún provoca frente al resto un misticismo que se transforma en ventaja competitiva.

Aquí la pregunta es: ¿Se requiere de una trayectoria triunfal para que brote la mentalidad ganadora o la mentalidad ganadora provoca una trayectoria triunfal?

En su editorial dominical en el diario El País, John Carlin mencionaba la siguiente declaración de Mauricio Pochettino, DT del Tottenham: "Nosotros somos capaces de competir con los mejores cinco o seis equipos de la Premier, pero el salto a la grandeza sigue siendo la asignatura pendiente.

"Lograrlo requiere lo que los entrenadores menos tenemos: tiempo. No se trata de tácticas. No se trata de los 25 jugadores o del cuerpo técnico. Se trata de la mentalidad ganadora de todo el club".

Ése es un punto de vista, pero en la noche, cuando veo al Monterrey masacrar 5-0 a Culiacán (10-0 global), me brincaron las siguientes preguntas:

¿Esto es producto de la mentalidad?

Pues claro que no.

¿Esto fue producto de una trayectoria repleta de títulos Rayados?

Pues menos.

Señores, esto sólo es producto de una simple lógica: los jugadores de Rayados son inmensamente mejores a los de Culiacán y para mí ésa es la única respuesta que desvanece el misterio de ganar más veces que el resto. Obvio.

Evidentemente, en ligas como la Premier ya es imposible armar un equipo infinitamente superior al resto, aunque los poderosos tienen que planear con esa idea, ¿o de qué otra forma el Manchester United fincó su grandeza?

Y como apunta Carlin: "Guardiola acabará descubriendo que la táctica y la filosofía no son suficientes para que el City deje de ser lo que dice Alex Ferguson que es: el vecino ruidoso del legendario y carismático United".

Retomando lo nuestro, Tigres, conceptualmente también implementa esta estrategia, pero los Rayados, que hasta ahora muestran un futbol sólido y competitivo basado en táctica y filosofía, el solo nivel de sus últimas 22 contrataciones nos avisa que no pretenden poseer jugadores muy superiores al resto, aunque han desembolsado para ello. ¿No cree usted?

PD. "Los sabios tienen las mismas ventajas sobre los ignorantes que los vivos sobre los muertos". Aristóteles
Anuncios