lunes, 20 de febrero de 2017

Rayados pirotécnicos



Difícilmente se puede alcanzar un nivel óptimo, pero el equipo de Mohamed, hoy, está más cerca de lo que estaba ayer.

Los Rayados se han convertido en un equipo pirotécnico. La marca de sus 134 disparos en siete juegos, promediando 19 cada 90 minutos, sin duda, ya es un diferenciador extremadamente difícil de imitar en nuestra Liga.

¿Pero estará el Monterrey exagerando al intentarlo de cualquier lado de la cancha? Bueno, pues entre la exageración de tirar centros, tirar patadas o tirar pases, yo me quedo con la que más se acerca a la conquista del gol.

Además, sólo los excesos hacen a un equipo diferente. O como lo describió el maestro de lo absurdo, Salvador Dalí: "Lo único de lo que el mundo no se cansará nunca es de exageración".

Pero lo interesante de este asunto es como posesiona Mohamed a los suyos para crear los espacios de la media distancia, sin omitir lo obvio: Rayados es de los pocos o tal vez el único en esta Liga que tiene tres especialistas -Pabon, Cardona y Sánchez- para ejecutar esta acción.

Y mientras los rivales resguardan el fondo de la cancha, los Rayados no necesitan pisar el manchón penal para anotar. De hecho, Dorlan a marcado cuatro de sus cinco goles pateando desde fuera del área. Y en conjunto, de los 42 disparos con dirección a portería, sólo el 35 por ciento (15), han sido dentro de la caja del rival.

Tampoco podemos dejar de mencionar que en defensa el equipo también muestra una agradable transformación, porque al Pachuca por ejemplo, con o sin Lozano y Urretaviscaya, sólo le permitieron cuatro tiros aislados. Y en los últimos cuatro partidos (León, Necaxa, Pumas y Pachuca) sólo han permitido un gol.

En lo personal destaco como el jugador del partido al siempre discreto Celso Ortiz, por sus ocho recuperaciones de balón, dos intercepciones y un extraordinario 91 por ciento de precisión en los 35 pases intentados. Mismo que en mancuerna con el "linebacker" Molina (tercer jugador en la Liga con más kilómetros recorridos) son los causantes de provocar el famoso equilibrio.

Del otro lado de la Ciudad, los frustrados aficionados que tenían dudas, por lo menos ya recibieron algunas respuestas.

La contundente victoria en Veracruz de cabo a rabo sólo nos confirma que lo anterior fue extraño. ¿O usted es de esos observadores que afirman que con Dueñas de volante el equipo es imbatible y con Zelarayán es un flan?

Si es así, Ferretti, Mejía Barón y Hugo Hernández son unos neófitos en la materia, por favor.

Por lo pronto, el miércoles Tigres juega la ida de Cuartos en Concachampions frente a Pumas en el Universitario. ¿Qué veremos? ¿Misterio? ¿O lógica? El futbol nos sigue confundiendo.

PD. "Fracasar no es no ganar títulos, sino dejar de ser lo que uno es", Pep Guardiola.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios