viernes, marzo 10, 2017

Columna San Cadilla Mural - 10 Marzo 2017



El paro

Furiosos. Iracundos. Coléricos. Enfadados.

Pónganle el adjetivo que quieran, pero así andan los árbitros del futbol mexicano.

¡Y cómo no! Si tienen menos autoridad que nunca, gracias a que los dueños del balón los mangonean como quieren a través de los federativos.

La gota que derramó el vaso fue la jornada del miércoles de la Copa MX. En una misma noche, dos árbitros fueron agredidos físicamente en partidos consecutivos.

Sí, ya sé que los aficionados del América y Toluca van a decir que el cabezazo que Pablo Aguilar le lanzó al silbante Fernando Hernández Gómez no impactó de lleno; o que el manotazo que le soltó Enrique Triverio al pecho del silbante Miguel Ángel Flores fue muy leve, pero el reglamento es muy claro y se tendrían que ir un año.

El asunto es que a los árbitros les dictan, en las jugadas polémicas, qué asentar en la cédula.

Por eso no sorprende que Flores haya puesto "conducta violenta", por lo cual quedaría todo en 3 ó 4 partidos de suspensión a lo máximo para Triverio. Y es que vivillos desde chiquillos, esa opción no aparece en el documento que se realiza electrónicamente.

Ahhhhhh, pero el caso de Hernández Gómez es diferente.

Debido a que el cabezazo que sufrió fue al final del partido, lo pudo anotar en otra área. Y les puedo confirmar que el silbante sí se armó de valor y puso tal cual que fue "agresión" de Aguilar.

Al momento de escribir estas líneas, los enviados del América cabildeaban para ¡que le quitara el concepto de "agresión"! ¿Pueden creerlo? El agresor con la opción de que el juez le ponga el cargo que más le acomode.

El argumento de los enviados águileees es que para que encaje en el concepto de "agresión" tuvo que haber un daño en el árbitro. O sea, que Aguilar debió haberle sacado sangre, fracturado la nariz o reventado un ojo a Hernández Gómez para que lo puedan sancionar.

¿Y por qué no ponen lo que deberían? se estarán preguntando. Pues tan simple como que si lo hacen, pierden su trabajo. O lo que es lo mismo, no los vuelven a programar. Acuérdense que los árbitros -a excepción de los que tienen gafete FIFA- cobran por partido.

Así que los silbantes, en cuanto acaba el partido, reciben llamadas para consultar lo que va a aparecer en la cédula. Y sí, en ocasiones es Eugenio Rivas, el presidente de la Comisión Disciplinaria, y en ocasiones vienen de lo más arriba de la FMF.

Si hacen un ejercicio de memoria, podrán recordar fácilmente los nombres de los árbitros de antaño. Mario Rubio, Jorge Alberto Leanza, Antonio R. Márquez, Arturo Yamasaki, Bonifacio Núñez... ufff, la lista es interminable.

Ahora ¿Pueden decir los nombres de 5 árbitros que pitaron la jornada pasada? ¡Exacto! Actualmente ya no duran, porque el sistema de la peculiar Liga MX los ha hecho como pañuelitos desechables.

De hecho, actualmente están vigentes 11 demandas laborales por despido injustificado que interpusieron colegiados hace año y medio, y que hasta la fecha no se han podido resolver.

Ayer circularon mensajes de Whatsapp y llamadas de los árbitros para ahora sí unirse y, si no castigan como deberían a Triverio y Aguilar, tomar medidas radicales.

Ayer era momento para que Héctor González Iñárritu se pusiera la camiseta de presidente de la Comisión de Árbitros saliera a defenderlos, pero no. Hizo mutis. Bueno, ni siquiera acudió a la oficina, se reportó enfermo que porque le dio gripa en un viaje que realizó hace unos días a Hollywood, para ir a ver junto a su carnal los Oscar. Ojalá no sea grave.

Dudo que los árbitros paren la liga, como lo mencionan entre ellos. No tienen la suficiente unión. Y si deciden parar, los responsables los tirarán a la basura y que vengan los que siguen. El show debe continuar.

La verdad que con esto, y los actos de violencia creciendo cada vez más en las tribunas de los estadios, nuestro balompié está pasando por una severa crisis.

Espero equivocarme, pero si no hacen algo drástico y de manera urgente, algo muy grave va a ocurrir. Ojalá que, entonces, sí se hagan responsables.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios