miércoles, 8 de marzo de 2017

Columna San Cadilla Norte - 08 Marzo 2017



Todos valen

Del juego de anoche no hay información nueva. Ganaron 4-0 y están a tres juegos de coronarse en la Copa MX porque por si no lo sabían, serán campeones.

Copa que mucha afición de Rayados decía que no valía nada cuando la ganó Tigres, y ahora festeja los triunfos que los lleven al título.

Y del otro lado igual. Están en Semifinales de la Conca, torneo del que se reían y llamaban "Concachafa" cuando Rayados la ganó TRES veces, y hoy anhelan tenerla en su vitrina.

Si la gana Tigres, los Rayados dirán que como quiera ellos tienen tres y que cuando los igualen, hablan, y los Tigres minimizarán la Copa porque es la primera vez que ganar este torneo no te da nada, ni boleto a la Líber ni un campeón de campeones. Nada.

Ejemplo perfecto y claro del enfermo: "¡Si lo gana mi equipo, sí vale, y si ese mismo torneo lo gana mi rival, lo minimizo y no sirve!".

PD: Argumentos de un fanático, persona que no es capaz de reconocer y aplaudir el logro de su rival.

Mutua ayuda

En esta Ciudad los Rayados quieren que los Tigres pierdan y los Tigres quieren que a los Rayados se los cargue el payaso.

Pero este fin de semana tal vez, en el fondo, les ayude que su rival gane.

Si los felinos ganan, Rayados avanzarían en la tabla y taaal vez hasta llegarían al superliderato, pues Tigres pararía a las Chivas y Pandi podría, con combinaciones de resultados, ser el 1 de la Liga.

Y si Pandi le gana a Santos el domingo, Tigres -de haber derrotado a Chivas- rebasaría a Santos, equipo que va a ser rival para clasificar allá por la Fecha 16 y 17.

Sé que se odian (deportivamente hablando), pero en esta ocasión no caería mal que ambos ganen y así ayudarse mutuamente.

Conozco cada enfermo que ni aunque un triunfo de Tigres (o Rayados, según sea el caso) salve la vida de alguien de su familia, lo desearían.

PD: Créanme, sí los hay.

Es un negocio

Toda la afición al futbol en México desgarrándose las vestiduras, que deben suspender meses a los jugadores violentos, que pobre "Chucky" Lozano, que pobre Guido Rodríguez, que qué méndigos los que los lesionaron, y no se diga de Sambueza y Andrés Andrade.

¿Y los directivos?, pues los dirigentes haciendo movimientos por debajo del agua para que esto no suceda. Así se cocina el futbol, raza, y les cuento.

El viernes, después del Pachuca-Tijuana, Miguel Herrera dijo que le pediría a su directiva que exigiera un castigo para Franco Jara por pisar de forma artera a Guido Rodríguez.

La lesión tomará al menos tres semanas en sanar, pero finalmente Xolos no protestó y se hizo el que no se acordaba.

¿Pero por qué pasó eso?, pues aquí les cuento.

En lo oscurito (se escribe de las dos formas: "oscuro" y "obscuro"), Pachuca le pidió a Xolos que no solicitara inhabilitación para Jara por cocinarle unos "huevos estrellados" a Guido, y prometió no pedir nada en contra de Michael Orozco por casi quebrar a Hirving Lozano, quien tampoco verá acción en unas tres semanas.

Mientras la afición, los medios y hasta los que no gustan tanto del futbol están indignados por lo sucedido, los directivos se ponen de acuerdo para no hacerse nada entre ellos.

Todo esto es un negocio y sólo ven por sus intereses. Desgraciadamente en el fondo tienen razón. Ni modo que busquen dañar su patrimonio.

A lo que voy es que ni se apasionen, hay cosas que se arreglan en la mesa. Títulos no, eso no, pero decisiones sí, de eso no tengan duda.

En un Dominguero les contaré un arreglo del que me enteré.

Otro ejemplo del 'Negocio MX'

En los pasillos de la Liga MX hay un grupo que pugna por mandar a Chihuahua un baile al descenso para la temporada 2017-2018, con el baratísimo argumento de que la Liga debe consolidarse para un probable aumento de equipos.

Como muy pocos en el circuito de ascenso reúnen las condiciones económicas y de infraestructura para estar en Primera, mejor dejar a los que están y agregar a los que asciendan y cumplan los requisitos, hasta llegar a 20 clubes.

El Morelia y Atlas, del Grupo Salinas, son de los que están meneando el tema, no sólo porque están en el Comité de Desarrollo de la Liga, sino porque en los últimos años han sido fieles al drama de la lucha por la permanencia.

Pero no están solos, ya que se les unió ni más ni menos que el Cruz Azul, porque el miedo no anda en burro.

Por lo pronto, ayer estuvo en Nueva York Enrique Bonilla, presidente de la Liga MX, para platicar con el comisionado de la MLS, Don Garber, con la idea de aprender cómo se hacen las cosas por allá.

Sin lugar a dudas, sería un grave error. Varios equipos se volverían conformistas.

"¡Pa' qué me apuro, total, ni voy a descender!".

PD: Señooores, esto es puuuro negocio.

Como aquel cuento

"Es un amigo. Compartimos dos años muy intensos y buenos".

Antonio Mohamed, al hablar de "Jona" Orozco, mientras como en aquel cuento de Pinocho, le crecía leeentamente la nariz.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios