jueves, marzo 09, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 09 Marzo 2017



Karma arbitral...

Tal parece que el hecho de "colaborar" para que saliera Edgardo Codesal de la Comisión de Árbitros les está cobrando la factura a dos silbantes de los de más peso dentro de la Comisión y quienes precisamente son de los que mueven los hilos en la llamada Asociación de Árbitros.

Hay que recordar que a principios de año, Codesal dejó su cargo por ciertas presiones al interior, descontento de algunos árbitros con los métodos del doctor y, sobre todo, porque no les echó la mano cuando algunos le pidieron reducir las cargas de trabajo, especialmente por tenerse que trasladar a Toluca, la sede de la FMF.

Pero en fin, el tema es que, ahora, esos dos árbitros simplemente no se recuperan de lesiones que les han impedido hacer su trabajo y ya hasta tuvieron que abandonar las pruebas físicas por no estar al cien por ciento.

Esto prácticamente les va a quitar la posibilidad de dirigir en el torneo de Liga y en buena parte de este primer semestre del 2017, y, por tratarse de un año previo al del Mundial, pues de alguna manera puede que merme sus aspiraciones.

Me refiero clarito a los casos de Roberto García Orozco y Paul Delgadillo, sobre todo el primero, quien es (o debo decir "era") uno de los firmes candidatos a representar a México en la Copa del Mundo de Rusia, pero ante esta situación puede que le ganen la carrera.

Me comentan que los dos árbitros fueron de los que más grillaron para que la presidencia de la Comisión le diera aire a Codesal, capricho que les fue concedido, pero ahora resulta que los dos andan bailando, sin poder disfrutrar mucho que digamos del mundo del arbitraje ya sin el doctor.

¿Habrá dejado una especie de maldición Codesal a quienes lo sacaron? Yo lo único que sé es que sus detractores no la están pasando naaada bien.

La casa de Codesal

Y para quienes llenaron de suspicacias el entorno arbitral cuando se supo que Edgardo Codesal se había ido a vivir a Toluca con acusaciones de que "le habían echado la manita" para comprar una casa cerca de la oficina de sus patrones y demás linduras, me gustaría imaginar la cara que habrían puesto la semana posterior a la renuncia del ex silbante a la Comisión de Arbitraje.

Además de la frustración por haber visto truncado su proyecto, Codesal no vio objeto en quedarse a vivir en Toluca y debió sentarse a negociar con la persona que le rentó una casa en la capital mexiquense, que tenía escasas semanas de haber ocupado, cuando debió hacer maletas de nuevo.

Cuentan que para su fortuna, el doctor encontró buena voluntad en sus caseros y pudieron rescindir el contrato de arrendamiento, por lo que solo restó el dolor de hacer maletas para volverse a Querétaro, desde donde hoy Codesal ve lo "mucho" que ha mejorado el arbitraje desde su partida.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios