viernes, 17 de marzo de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 17 Marzo 2017



No estaba solo

Edgardo Codesal ventiló al silbante Roberto García Orozco por sus constantes faltas injustificadas. Justo cuando el gremio arbitral obtuvo una victoria por todo lo alto, el ex Director del Área Técnica de la Comisión de Arbitraje sacó a la luz esta situación de uno de los líderes de la Asociación Mexicana de Árbitros, quien todavía no ha dicho ni pío sobre las declaraciones del doctor.

Pero ahora resulta que García Orozco no es el único que acostumbra ausentarse de los entrenamientos.

Cuentan que hace cuatro años hubo muchos problemas en el organismo porque a su entonces titular, Rafael Mancilla, constantemente le llovían quejas sobre la inasistencia de ¿quiénes creen? Francisco Chacón y Paul Delgadillo.

Pues bien, cada vez que el presidente de la Comisión intentaba llamarles la atención, dicen que ellos argumentaban que los estaban calumniando y que no había pruebas de ello más que una lista de asistencia, al mero estilo de las escuelas primarias oficiales.

Así que a Mancilla no le quedó de otra que pedir que se implementara el llamado "dedo checador", que no era otra cosa que un lector digital para que los colegiados pusieran su huella en cada jornada de entrenamiento.

Dicen que tras la llegada de Codesal, la cosa tampoco cambió mucho, sobre todo porque el doctor le debía favores a los árbitros que lo llevaron al poder. Así que, más bien, la cosa empeoró.

Así que, además de los ya mencionados, también Luis Enrique Santander, Érick Yair Miranda y Alejandro Ayala Valderrama se ausentaron de las prácticas.

Por supuesto que esta situación no gustó nada en el gremio arbitral, que hoy piensa que a gente como Chacón, Delgadillo y García Orozco les está pasando factura tantos "descansos convenientes", al grado de que este último ya se cayó para el duelo de Eliminatoria entre Panamá y Estados Unidos y en su lugar entraría César Ramos Palazuelos.

No lo esperen pronto

Y pues ya que hablamos de Roberto García Orozco, resulta que sus ausencias a entrenar bien podrían hacerle un favor, pues el desgarre que sufrió en el Mundial de Clubes, que entonces le costó no dirigir la Final en Japón y luego el duelo por el título en la Liga MX, es realmente serio, y como el silbante está fuera de condición, pues no ha sido capaz de superarlo.

De ahí se explica que no haya dado una en las pruebas físicas recientes y que no esté siquiera en la imaginaria para pitar en el Clausura 2017 porque, eso sí, el árbitro tiene claro que quiere ir al Mundial de Rusia 2018 y por ello no se arriesgará a que su lesión empeore, aunque en eso vaya implícito no pitar durante todo un torneo. Total, para él mejor, así no será señalado por los directivos a los que desafió.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios