jueves, marzo 30, 2017

El poder del hombre



Por: Mario Castillejos (30-marzo-2017)

En cualquier nivel de categorización o dentro de cualquier estrato social, el hombre necesita poder para sobrevivir. Todo se resume a persuadir, convencer, manejar o dirigir la voluntad de otros con o sin su consentimiento.

El maestro José Saramago lo sintetizó con ineludible crueldad: "es un intento de colonización del otro".

Al término de la victoria de España ante Francia en Saint-Denis, Gerard Piqué pasó delante de la prensa y sorprendió a todos arremetiendo una vez más contra el Real Madrid.

"A mí lo que no me gusta del Madrid es ver las personalidades que hay en el palco y cómo mueven los hilos de este país. Es lo único que no me gusta. La señora que imputó a Messi y Neymar (delitos fiscales) hace un trato diferencial de Cristiano, se sienta al lado de Florentino Pérez en el palco y no pasa nada".

La mujer en cuestión es Marta Silva, quien formó parte del equipo directivo de Florentino Pérez durante su primera etapa como presidente (2000 y 2006), luego pasó a ser Fiscal General del Estado en el momento en el que la justicia imputó a Messi, Neymar y al mismo Futbol Club Barcelona.

¿Una madridista sentenció al archienemigo?

Sin importar que el delito existió, porque así fue comprobado, el ejercicio del poder siempre levanta sospechas.

En donde sí concuerdo con Piqué es que en el palco presidencial del Santiago Bernabéu se mueven los hilos de España, pero tampoco es diferente a lo que pasa en otros países.

En México, por años, lo manejó el América, luego lo compartieron con la gente del Morelia y ahora el Grupo Pachuca intenta lo mismo de la mano de Jorge Vergara, que a su vez lo buscó en solitario, pero fracasó. Todo esto disfrazado bajo esquemas democráticos.

En el futbol no existen ni el bien ni el mal, sólo el poder en la versión más primitiva del hombre.

¿Usted cree que si viviera Julio Grondona, Messi hubiera sido sancionado?

Lo mismo podemos decir del americanista Pablo Aguilar, suspendido con un año.

Es más, estas dos sanciones tienen en común ingredientes de golpe de estado y una vez decapitada la monarquía, siempre aparece un nuevo poder.

Pero el aficionado tampoco está exento de caprichos, porque el futbol sólo alimenta en su mente un insaciable deseo de dominio. Ahí están las nuevas exigencias hacia el seleccionador Juan Carlos Osorio que, cuando llegó, todos le pedíamos puntos y ahora que le sobran le exigimos espectacularidad.

Yo les pregunto a todos ustedes: ¿cuándo hemos demostrado espectacularidad jugando en Estados Unidos, Costa Rica o Trinidad y Tobago?

PD: Entiendo que los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas porque los optimistas están encantados con lo que hay.

Aunque yo prefiero disfrutar de estos puntos por un rato más, sabedor que por años no ganamos caminando.

Lo escrito, escrito está.
Anuncios