martes, 7 de marzo de 2017

Vive Liga MX una jornada muy violenta



La Liga MX vivió una de las jornadas más violentas a nivel de cancha en lo que va del Clausura 2017.

Dos jugadores fracturados, uno más con una herida de una profundidad de 5 centímetros, y sólo un expulsado, esa fue la cuota que dejó la Fecha 9 del campeonato.

El duelo entre Xolos y Tuzos, el que abría la actividad de la jornada, fue el primero en dar de qué hablar. Al minuto 11, cuando los equipos recién se acomodaban en la cancha del Estadio Caliente, Hirving Lozano conducía el balón por el centro del campo, cuando recibió un pisotón de Michael Orozco en el tobillo izquierdo, lo que le obligó a salir del partido.

Más tarde, Pachuca mostró una imagen en su cuenta de Twitter de la lesión del "Chucky", una herida de 5 centímetros de profundidad, y que apenas le costó la amarilla al zaguero de Xolos.

El sábado, Renato Ibarra resultó con una fractura de peroné, en la pierna izquierda, luego de sufrir una barrida de Andrés Andrade, en el duelo entre León y América.

Pese a ello, en América no todos vieron mala leche en la entrada del "Rifle".

Más tarde, ese mismo día, Isaac Brizuela, volante de Chivas, terminó con una doble fractura en el tobillo izquierdo tras recibir un pisotón de Rubens Sambueza.

"Sambu" sí fue expulsado, pero aun así, mediante un comunicado, Chivas solicitó su inhabilitación hasta que el "Conejo" regrese a la actividad.

Mientras Brizuela e Ibarra se perderán el resto del torneo, Lozano estará de baja al menos 3 semanas. Pachuca no solicitaría castigo para Orozco.

Para emitir su veredicto, la Comisión Disciplinaria estaría a la espera de saber la decisión del América, que todavía estudia si pedir o no la suspensión del "Rifle", un proceder reglamentario que parece obsoleto, cuando en otras Ligas, como la Premier, persiguen de oficio los actos violentos.
Anuncios