domingo, 16 de abril de 2017

Columna San Cadilla Mural - 16 Abril 2017



Vencedor

Cuando parecía que el alcohol lo vencía, Rio Ferdinand vino de atrás y logró sobreponerse a los golpes de la vida.

Los golpes más duros no fueron los que sufrió en la cancha, con el Bournemouth, el West Ham, el Leeds United, el Manchester United, los Queens Park Rangers o la Selección de Inglaterra, sino a nivel personal.

Su vida era buena hasta 2015: tenía tres campeonatos de Liga con el Manchester United y había jugado tres Copas del Mundo, pero le llegaron las malas.

Tras dejar al United y pasar a los Rangers, con quienes jugó su último año, a Ferdinand le llegaron oleadas de situaciones negativas, pues a su esposa, Rebecca Ellison, le diagnosticaron cáncer de mama; 10 meses después de conocer la noticia falleció y dejó al defensa central con tres hijos que cuidar.

La situación obligó a Ferdinand a retirarse del futbol, cinco semanas después de su pérdida, pues ser papá le demandaba todo el día, algo que no podía cumplir si continuaba como futbolista.

"Nadie está preparado para sufrir una pérdida así. Antes de irse, ella me dijo que sería un papá y una mamá estupenda para los niños. Yo nunca pensé que pasaría, pero ella se marchó 10 semanas después de diagnosticarle el cáncer", comentó Ferdinand, para la BBC.

Rio y Rebecca se casaron en 2009 y después procrearon tres hijos: Tia, Tate y Lorenz, una familia que, en imágenes y videos, parecía feliz.

"Es muy difícil salir del hospital y decirle a tus hijos que no van a ver a su madre nunca más. Sólo espero que cuando miren atrás puedan decir que su padre hizo un buen trabajo", comentó Ferdinand, en un comunicado que leyó tras la muerte de Rebecca.

La tristeza, el enfado y las nuevas tareas, a las que no estaba acostumbrado, abrumaron a Ferdinand, quien tomó la salida más rápida que encontró: el alcohol.

"Al principio bebía mucho por las noches después de acostar a los niños. Hasta que un día me desperté y no era capaz de llevarlos al colegio. Incluso tuve un accidente de coche y me di cuenta de que no podía seguir así. Sufrí ataques de pánico", recordó.

También entendió las decisiones del suicidio de muchas personas.

"No podía pasar muchos días seguidos encerrado en casa porque empezaban a pasar por mi cabeza pensamientos muy locos, antes leía los periódicos y veía gente que se había suicidado y pensaba que eran unos egoístas, que cómo podían hacerle eso a sus seres queridos", expresó.

"Pero hay momentos, sobre todo al principio, en los que piensas mucho, entiendes cómo se sentían antes de hacerlo y por qué tomaron esa decisión. Cuando miro a mis hijos, ahora sé que no podría hacerles eso, hundirlos hasta el punto en el que estoy yo".

Al darse cuenta de su situación, Ferdinand, decidió ir a terapia. Así, poco a poco entendió y valoró el trabajo de las mujeres en casa.

"Ahora entiendo la importancia que tenía como madre, nosotros los hombres somos ignorantes", confesó.

"Las mujeres cuidan de la familia y del hogar, y creemos que eso no es un trabajo, pero es un trabajo muy duro. Son las cosas básicas. Solía levantarme y llevar a los niños a la escuela todos los días, pero me desperté 10 minutos antes de que tuviéramos que ir. Los duché, les dí el desayuno y los metí en el auto para llevarlos a la escuela".

La historia de Ferdinand fue llevada por la BBC bajo el nombre "Rio Ferdinand: ser mamá y papá". El documental causó un furor en Inglaterra.

Dos años después de la muerte de Rebecca, Rio encontró en Rosso, su restaurante en Manchester, su terapia de duelo. También tiene una fundación que ayuda a jóvenes a potencializarse con estudios y trabajo.

"Me siento mejor cuando estoy trabajando, es mi mecanismo de defensa, supongo. No estoy en una posición en este momento donde pueda sentarme y relajarme. No me gusta tener ciertos pensamientos en mi cabeza", agregó.

Últimamente, se le ha vinculado emocionalmente con Kate Wright, estrella de la televisión británica.

Como futbolista, Ferdinand casi no tuvo polémicas, aunque en 2003 fue castigado ocho meses por la FA por no presentarse a una prueba antidopaje.

El defensa alegó olvidó por preocupación y perdió su lugar en la Selección que participó en la Eurocopa 2004.

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios