viernes, 14 de abril de 2017

Columna San Cadilla Norte - 14 Abril 2017



Van por récord

Emocionado al ver los boletos que se repartieron para hoy en el entrenamiento abierto de La Pandilla, Tonatiuh Mejía, lanzó una pregunta en Twitter.

El vicepresidente administrativo del Monterrey escribió en su cuenta: "¿Alguien sabe cuál es el récord de asistentes a un entrenamiento en el futbol a) Mexicano? y b) a nivel mundial?... NOS VEMOS EN CASA MAÑANA!"

Y como la raza no perdona, la primera respuesta fue que los Mineros de Zacatecas metieron 280 gentes a su estadio en la presentación de Sergio Santana, a lo que el directivo aclaró que se refería a récord de asistencia en entrenamientos, no presentaciones de jugadores.

Luego, le recordaron que el Barsa llenó el Uni cuando entrenó en el 2006, y de nuevo "Tona" cerró las opciones de su pregunta a torneos de Liga, nacionales e internacionales.

Y fue cuando alguien le recordó que La Pandilla, previo a un Clásico metió 21 mil al Tec en el 2012, lo cual fue avalado por él.

El récord Pandi es de 21 mil y hoy seguramente lo romperán porque desde antes que Mejía lanzara la pregunta ya habían entregado 20 mil boletos, más los que pudieron colocar durante todo el día de ayer para la raza que no tenía nada qué hacer, salvo yo que me puse a buscarle respuestas a "Tona".

Síganle...

Como el Porto

Como en México el futbol no se vive en ninguna otra Ciudad como en la nuestra, pues dejemos en 21 mil de Rayados como el récord para el futbol mexicano, cifra similar manejada por los Tigres hace 4 años, cuando un 5 de abril, en un festejo para los niños, fueron 20 mil al Uni para ver un entrenamiento.

A nivel mundial, el registro más reciente que encontré fue el del Porto, que en su práctica de Año Nuevo del 2017 metió 28 mil aficionados al Estadio Dragao.

Hace unas semanas, la Selección de Brasil, luego de golear 4-1 a Uruguay, abrió su entrenamiento en el Estadio Morumbí de Sao Paulo y acudieron 13 mil torcedores.

El Barcelona y Real Madrid cada Año Nuevo y Navidad, respectivamente, entrenan ante su gente y la última vez metieron a 10 mil al Miniestadi y 6 mil a Valdebebas.

Así que "Tona", la vara está así: a nivel nacional, deben superarse a símismos con más de 21 mil, lo cual pinta para que así sea, y a nivel internacional, están los 28 mil del Porto.

La vara

Pero quitando lo festivo del tuit de "Tona", la vara está mucho más alta que lograr un récord de asistencia en un entrenamiento y ésta se la pusieron en Facebook.

El Sabalero, ferviente barrista de La Pandilla, escribió: "Tú preocúpate por el equipo, que juegue bien, ganar partidos y después campeonatos... Y vas a llenar el BBVA cuantas veces quieras en entrenamientos, pero primero lo primero cabrón".

PD: Pocas veces estoy de acuerdo con los barristas, pero esta vez lo estoy.

Como partido

Mañana el ambiente en el BBVA Bancomer será como día de partido, con cánticos, tribunas pobladas, filas para ingresar, vendedores... y revendedores.

Por si no leyeron ayer mi columna exprés en Twitter, ahí les adelanté lo que sucederá hoy.

Habrá malandros "revendiendo" boletos que no compraron, porque eran gratis, y el precio será fijado entre 150 y 200 pesos, como si fuera un boleto para ver un partido del Atlas.

Ante esto, el Club de Futbol Monterrey dio aviso a las autoridades y desde temprano habrá elementos de Fuerza Civil para llevarse detenidos a los revendedores.

Avisados están.

¿Y los Tigres?

Ya leyeron arriba los ejemplos de equipos internacionales, que a pesar de su caché, de perdido una vez al año entrenan ante su público.

O el caso de la Selección de Brasil, que aprovechando su popularidad, pidió un kilo de alimento no perecedero a cada uno de los 11 mil aficionados que acudieron a su práctica abierta en el Morumbí.

¿Y en Tigres? Nada.

Desde hace cuatro años, los únicos que tienen acceso a los entrenamientos y a ver de cerca a sus ídolos son los niños de las escuelas invitadas cada jueves al Uni y los Tigrecharteros, que mínimo pagaron 5 mil pesos por el paquete de viajar, convivir con los jugadores y ver los partidos de visita.

Antes en Medicina se podía, pero como la cancha está mala ya no se paran ahí, y sus entrenamientos son en el cuartel del Uni, en la lejana Cueva de Zuazua y en el infranqueable Polideportivo de Escobedo. Y los que se llegan a animar y van a esos lugares, lo mejor que les puede suceder es que los jugadores detengan su auto para darles un autógrafo.

La última vez que Tigres abrió las puertas de un entrenamiento fue el 5 de abril del 2013 en un Día del Tigre Incomparable, al cual se dejaron caer niños y papás para meter 20 mil aficionados al Uni.

Pero desde entonces no hay nada de cariño para la raza que no tiene para el abono ni para pagar el PPE de Sky.

Si quieres estar cerca de tu equipo debes ser abonado para ir a los partidos en el Uni o tener la suerte de que tu escuela sea invitada o tener de perdido 5 mil bolas para ser Tigrechartero.

PD: Tigres, una pasión incomprable para muchos.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios