lunes, 3 de abril de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 03 Abril 2017



Pablito cierra la fábrica

¿Quién creen que brinca de alegría en Pumas? Nada más ni nada menos que Pablo Barrera, y no se trata de que le hayan dado un jugoso aumento salarial, no. Resulta que la semana pasada llegó al mundo su cuarto hijo, quien llevará por nombre Gianluca.

Barrera, que ya superó el susto de sus primeros querubines, ahora sí salió bien valiente para recibir a este último peque, porque con su primogénita casi se desmaya cuando le dieron chance de entrar al quirófano, aunque eso sí, ya dijo que con el cuarto se despide y cierra la fábrica, porque tiene la gran responsabilidad de sacar adelante a Alejandro, Adele y Renata, que se han convertido en los encargados de hacer que siente cabeza y vea al mundo de otra manera.

Tanta madurez le han dado sus hijos, que hasta acudió con los encargados del Club Universidad que están a cargo de todo el tema escolar, para ver qué tiene que hacer para terminar su preparatoria, pues no quiere que sus hijos crezcan y no pueda darles el ejemplo de seguir en la escuela hasta el final.

Así que además de verlo repartiendo puros, pronto veremos a Barrera con sus guías bajo el brazo, para acreditar cuanto antes su examen final para dar por concluida esa etapa, para después comenzar a buscar alguna carrera que se le acomode al tiempo de seguir siendo amo y señor del flanco derecho del ataque de los Pumas.

Problemas verdaderos

Por un lado la Federación Mexicana de Futbol se ha puesto muy estricta con el tema de las sanciones, sacando el librito para ponerse a repartir castigos y multas al por mayor: que si está prohibido escupir, que si hubo conductas de racismo en el Ascenso MX, que si un técnico se pasó de la raya con los insultos a los aficionados, que si un jugador perdió la cabeza en un amistoso y se le puso flamenco a un árbitro... en fin.

Pero en lo que realmente tendría que ponerse bien firme e incluso llegar hasta las últimas consecuencias, desafiliando o dando ultimátums de verdad, es con el tema de los adeudos, pues resulta que en el Puebla siguen sin cobrar ¡desde hace 3 meses!

La directiva le sigue dando puro jarabe de pico a los integrantes de la plantilla y nada que se ve claro para cuando se pongan al corriente con la nómina.

Por su puesto, la Federación va a decir que no ha recibido ninguna queja, pero más valdría que se dieran una vuelta y checaran el tema con sus afiliados porque los traen mareados, amenazándolos que si hacen olas, no habrá paga.

La bronca es que hay varios jugadores que viven al día, por extraño que les parezca, y esos sí andan muy desesperados, así que la bomba en cualquier momento va a reventar.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios