martes, abril 04, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 04 Abril 2017



Romance infortunado

En esto del amor y la pasión no hay palabra que valga, y cuando a uno le tocan el bolsillo y se prenden los focos de alerta, más vale meter freno de mano.

Javier Hernández tuvo que terminar su relación con Camila Sodi por el acoso mediático por el escándalo que produjo su rompimiento con Lucía Villalón.

Independientemente de todos los líos del corazón, estos acontecimiento no cayeron nada bien a las marcas que tienen al "Chicharito" como imagen porque el numerito afectaba la reputación y los valores que el delantero había tenido toda su carrera.

Así, las personas cercanas al "Chícharo" platicaron con él y le hicieron ver todo lo que estaba en riesgo, por lo que prefirió cortar por lo sano, aunque se le haya roto el corazón.

Suspiros tricolores

El tremendo gol que marcó Avilés Hurtado al Atlas avivó el fuego de un llamado a la Selección Mexicana.

El delantero del Tijuana está desatado, con lo que se convierte en una joya difícil de ignorar por Juan Carlos Osorio, quien tiene que armar dos equipos para la Confederaciones y la Copa Oro, aprovechando que Néstor Pekerman nomás no lo pela para Colombia.

Osorio no ha llamado naturalizados y Santiago Baños, director deportivo de Selecciones, ha aclarado que Hurtado, aunque tiene la nacionalidad mexicana desde 2014, todavía no es elegible porque no ha radicado en el País durante cinco años.

El delantero de 29 años, quien llegó en 2013 al Pachuca y está en la mira del América desde el verano, cumpliría con los criterios de elegibilidad hasta junio de 2018, antes del Mundial de Rusia. Así que, aunque su juego esté en nivel superior, primero se pone la de Colombia que la de México... al menos que la FIFA saque un nuevo reglamento.

Juntos, como equipo

Si bien Paco Jémez no ha logrado que Cruz Azul dé los resultados que todo el mundo espera al menos se esfuerza en que su equipo se vea como eso, un equipo.

Les cuento que el lunes La Máquina comió en el aeropuerto antes de viajar a Morelia para su juego de Semifinales por la Copa MX y ahí se vio una situación medio curiosa.

Como a la media hora de llegar al restaurante, un grupo de jugadores habían terminado sus alimentos y se aprestaban a irse a la sala de abordar. Sin embargo, apenas se pusieron de pie y Jémez, quien seguía en su mesa todavía, se levantó, se acercó a ellos y con unos movimientos de mano hizo que se sentaran otra vez.

Fue hasta que todos terminaron que pudieron levantarse de la mesa y abandonar el lugar, y Jémez uno de los últimos. Al menos en eso el español ha tratado de crear un buen grupo.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios