martes, abril 11, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 11 Abril 2017



El mito de Nico

Hace unos días surgió la "versión en redes sociales" (como ahora llamamos al clásico chisme de lavadero), de que Nicolás Castillo, el delantero de los Pumas, había jugado infiltrado el partido contra el América.

Por ello y como no me conformo con esas versiones que suelen estar más cerca de ser mentira que verdad, me di a la tarea de investigar cómo andaba realmente el asunto con el chileno, que apenas llegó a reportarse con su Selección y presentó más dolor en el tobillo derecho.

Pues les comento que en el Club Universidad está erradicada esa antigua práctica de infiltrar jugadores para que pudieran salir a rendir el día del partido, pues hacerlo atenta contra la salud del futbolista, ya que no se trata de aplicar algún desinflamante u otra sustancia que les pueda dar un rápido alivio.

Al contrario, a lo largo de los años se comprobó que los futbolistas que incurrieron en ese tipo de prácticas les fue bastante mal, porque las lesiones no se alivian, se recrudecen, y además se van endureciendo los ligamentos y la zona afectada, al grado que muchos ya no pueden caminar o mover las articulaciones.

Así que descarten ustedes que Castillo se haya infiltrado para enfrentar al Ame, por el contrario, el cuerpo médico de Pumas ha sido muy cuidadoso con su rehabilitación y con todo el tema de su terapia, porque no quieren apresurarlo y mucho menos arriesgarlo. No todos los días tienes un fichaje como él y por tanto hay que cuidarlo muy bien.

Piedrita en el zapato

Como en todos los lugares, siempre habrá alguien que te va a complicar el día... o la vida.

Diego Lainez ha encontrado entre sus nuevos compañeros del América mucho apoyo, pero también, no ha faltado quien se lo trae de encargo por su edad (16 años) y la inexperiencia que conlleva... como Osmar Mares.

Por ahí me contaron que el ex lateral de Santos no le da respiro al "niño" durante los entrenamientos o hasta en el calentamiento previo a los partidos.

No falta que la pelota se vaya lejos para que Mares le ordene a Lainez ir por ella durante el torito, o que le suba de tonito a sus reclamos cuando la nueva perla del América equivoca un pase, como en el partido ante Monterrey de hace un par de semanas, como si de verdad Osmar predicara con el ejemplo.

La buena es que no hay muchos como Mares en el Nido. Lainez también se ha topado con jugadores como Edson Álvarez, Oribe Peralta y William Da Silva, quienes hasta lo ven como un hermano menor y lo cobijan mientras desarrolla las virtudes para brillar en la cancha y para enfrentarse afuera de ella a tipos como Mares...

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios