viernes, 14 de abril de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 14 Abril 2017



Silencio en el Puerto

Los que están al 100 por ciento concentrados en este cierre del Clausura 2017 son los Tiburones Rojos de Veracruz.

Luego de despertar el martes pasado al vencer 3-2 al Puebla, los escualos entrenan a tope rumbo al cotejo ante Necaxa, mañana en el Estadio Luis de la Fuente, y lo hacen en total silencio.

Además de frenar a la prensa, me contaron por allá que redoblaron las medidas de seguridad en el hotel de concentración del conjunto jarocho.

Y no es que tengan temor a alguna agresión, sino que desean que los futbolistas estén "200%" metidos en lo que se jugarán frente a los Rayos, sin distracciones.

Es común ver a aficionados del Tiburón, "grouppies" incluidas, esperando a que los jugadores salgan para entrenar o rumbo a los partidos, pero esta vez han tratado de que en el lobby no haya nadie que no sea huésped o empleado del hotel.

Si esta medida les da resultado, mañana podrían dejar el último lugar de la Tabla de Cocientes y entonces sí, ¡que llamen al ejército!

Entrena en casa

El que está poniéndose a punto en La Noria es el futbolista Gerardo Flores, quien se quedó sin equipo para este semestre.

El "Jerry" pertenece al Cruz Azul, pero en el 2016 fue prestado al Toluca, donde tuvo buenas y malas, hasta que una lesión le impidió despuntar.

Si bien al técnico rojo Hernán Cristante le convenció lo que pudo ver del lateral, no le quedó otra que dejarlo ir porque se terminó el préstamo y no se hizo efectiva la opción de compra, por lo que el jugador volvió a La Noria.

Pasó el Draft y nadie se interesó por Flores, quien no tenía cabida en La Máquina, no por decisión de Paco Jémez, sino de la directiva.

El destino del zaguero parecía estar en la MLS o en Centroamérica, pero al final no se concretó nada.

Sin equipo, el "Jerry" pidió caridad en La Noria y Eduardo de la Torre, director deportivo celeste, le dio chance de entrenar en la casa celeste.

Flores creyó que podría entrenar con los muchachos de Jémez, pero el "Yayo" me lo frenó pronto. El directivo le explicó que podía hacer uso de las instalaciones del club, pero no intervenir con el primer equipo.

Por eso, al lateral se le ve de lunes a viernes en La Noria entrenando por su cuenta, alistándose para el verano, en el que espera firmar con algún equipo.

Pese a su situación, el zaguero está siempre de buen humor, y sobre todo agradecido con aquellos que le rodean. De hecho, el otro día, el buen "Jerry" se desquitó unos tacos de canasta para casi 40 personas, entre asistentes del gimnasio y alberca; intendencia y jardinería.

Además, con tanto tiempo libre, Flores se ha lanzado al Estadio Azul para ver al Cruz Azul, del cual afirma estar enamorado pese a ser canterano del Atlas.

También fue al Estadio Azteca, no para ver al América, sino para el cotejo del Tri ante Costa Rica.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios