martes, 18 de abril de 2017

Columna San Cadilla Reforma - 18 Abril 2017



Un 'Patón' a la venta

Apenas terminó la relación entre Edgardo Bauza y la Selección de Argentina, a la que por cierto dejó al borde de la eliminación del próximo Mundial, y como de rayo un par de promotores comenzaron a lanzar sus redes para colocarlo a la brevedad posible.

Como ya se lo pueden imaginar, México fue uno de los primeros objetivos, porque ya ven que aquí casi nadie compra espejitos y que no es nada difícil colocarse echando puro verbo.

Pooor supuesto, una de las primeras puertas que tocaron fue la del América, porque hasta hace una semanas se decía que sus directivos estaban buscando entrenador para la siguiente campaña, pero en las dos oficinas a las que acudieron, la respuesta fue la misma: "Gracias por su oferta, ya tenemos sus datos, si hay algo nosotros lo buscamos".

Y es que aunque a muchos seguidores de las Águilas les pueda gustar o no como juega actualmente el equipo, Ricardo La Volpe los tiene entre los primeros 8 de la Tabla de Posiciones, con Liguilla en puerta, algo que no pueden presumir otros clubes.

Además muchos deberían saber que a Ricardo Peláez no le gusta salir a buscar fuera del País, porque prefiere alguien que sepa cómo está la movida en la Liga MX porque no le late eso de andar experimentado.

Como seguramente la gente que trae a Bauza no se quedó muy conforme con las negativas azulcremas, seguro estoy que ya empezaron a tocar otras puertas, a ver quién le compra que él dirigió a Lionel Messi...

La frustración de Volpi

Si hay un jugador de Gallos Blancos al que le está pegando y en serio la crisis de resultados del equipo ese es Tiago Volpi.

Después de ser una especie de héroe para la institución y un emblema en la portería, el brasileño perdió los estribos el sábado pasado con uno de sus compañeros en pleno partido contra el América, en el que Querétaro ligó tres derrotas.

Resulta que en el primer tiempo, cuando Gallos ya se había salvado en alguna de las llegadas de las Águilas, Tiago aprovechó la pausa en un tiro de esquina a favor para meterle una regañada marca "No Me Olvides", a Marco Jiménez.

Volpi no se midió y corrió hasta media cancha para alcanzar y reclamarle a su compañero al menos por un par de minutos, con todo y varios aspavientos que me dejaron a Marco con la cabeza agachada y asumiendo los regaños del arquero.

Y eso que Tiago había arrancado el día con una sonrisa de oreja a oreja luego de saludar a sus "hermanos" Agustín Marchesín y William Da Silva, con quienes lleva una relación de diez, pero nada que ver con el rostro adusto y descompuesto con el que salió del Coloso de Santa Úrsula.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios