viernes, abril 28, 2017

Ilógico manejo



Opinión de Carlos Bianchezi ‘Careca' (28-abril-2017)

Me compadezco de los aficionados felinos y entiendo su frustración al ver cómo lo ilógico tiene tanto poder en el equipo de sus amores.

Cuando parecía que el viento llevaría a Tigres a puertos internacionales vino el fracaso, se le cayó la Copa y quedó sin Mundial de Clubes; por si eso no fuera poco, el mejor equipo de México, considerado por muchos, y me incluyo, está a punto de quedarse también sin Liguilla.

Llueven incongruencias sobre el equipo de Ferretti y les mostraré.

Ver a Jürgen Damm como volante interior hizo que me doliera el hígado, sus características no son adecuadas para esta función.

Con su velocidad el muchacho requiere espacio y colocarlo por el centro es quitarle lo que el más necesita, es como traer un Ferrari en la Avenida Leones a las 6:30 de la tarde.

A Damm se le nota desesperado y consternado por estar en la banca y comparto su frustración. Sosa no anda bien, no ha hecho mejor las cosas que el ex de Pachuca, entonces ¿por qué sigue de titular?

En el caso de Vargas les tengo una pregunta: ¿en qué ha mejorado Tigres con el chileno en la cancha?

Edu no ha aportado nada y no lo culpo, parece no tener claro cuál es su función, está incómodo.

En la selección chilena juega como delantero goleador, hombre de área y ha funcionado de maravilla; entonces, ¿no sería lógico utilizarlo en la posición que mejor responde?

Zelarayán es un enganche natural, tiene más y mejores argumentos para ser el armador de este equipo, pero Ferretti le ofrece 10 o 15 y, si bien le va, 20 minutos.

Si "Tuca" cree que el habilidoso argentino puede resolver en 20 minutos los problemas que seguidamente se presentan en los partidos, ¿no sería mejor darle más tiempo, como 90 minutos, por ejemplo?

Nahuel es malísimo con los pies, ¿por qué le permite su técnico que juegue fuera del área como si fuera un portero con un toque de balón privilegiado?

En la Final del miércoles, "Tuca" no sólo no identificó otra lógica, fue en contra de lo habitual al sacar a Dueñas, que no tenía tarjeta amarilla, y dejar en la cancha a Guido Pizarro que ya había sido amonestado.

Tiene razón Ferretti cuando declaró que la expulsión de Guido fue decisiva en el partido, pero se calló por no haber hecho nada para evitar ese contratiempo.

Son ilógicos y muchos los detalles que están haciendo una gran diferencia en el manejo del equipo felino, al final de cuentas lo más elemental de las lógicas se transforma en grandes desafíos y problemas para su técnico y jugadores. Los resultados empiezan a saltar a la vista.
Anuncios