miércoles, abril 26, 2017

Jugar a plenitud



Por: Roberto Gómez Junco (26-abril-2017)

El Pachuca y los Tigres saldrán esta noche en pos de un boleto para el Mundial de Clubes.

Al jugar en la cancha de los Tuzos el partido de vuelta de la Final de la "Concachampions" (tras el 1-1 en el de ida, en territorio de los Tigres), cada uno de los dos equipos tratará de dar ese último paso que lo corone como campeón de este torneo y le permita asistir al que se jugará en los Emiratos Árabes del 6 al 16 del último mes de este año.

Cualquiera de los dos que hoy se imponga, será sin duda alguna un magnífico representante del futbol mexicano en esa Copa Mundial de Clubes de la FIFA.

Y sin embargo, el Pachuca y los Tigres ocupan en este momento en el torneo interno, respectivamente, el OCTAVO y el NOVENO lugar en la tabla; con el riesgo, para ambos, de quedar fuera de una Liguilla a la que cada semestre son "invitados" casi casi la mitad de los participantes.

¿Por qué no pueden los equipos mexicanos jugar a plenitud en dos o tres torneos al mismo tiempo, como sí lo hacen los españoles, italianos, alemanes, ingleses o franceses?

¿De veras hay que pagar el precio de no pelear por el título de la propia Liga en el afán de asistir al Mundial de Clubes?

Por supuesto que no, y que sería imperdonable para cualquiera de estos dos equipos el no meterse a la fase final del torneo interno; sobre todo en el caso de los Tigres, por el enorme poderío de su plantel, sin equivalente en estos mexicanos lares.

Por lo pronto, estos dos grandes protagonistas del futbol mexicano de los últimos tiempos tratarán de añadirle otro logro a su triunfadora trayectoria de los años recientes.

Sólo resta esperar que esta noche no sean los imponderables del juego sino el mejor desempeño lo que incline la balanza hacia cualquier lado, y que después ambos equipos asuman en la Liga el papel de protagonismo que les corresponde asumir.

No parece mucho pedir.
Anuncios