lunes, 10 de abril de 2017

Se olvidan de anotar



Si los Tigres hoy están lejos de clasificar a la Liguilla para buscar el bicampeonato, es porque se olvidaron de hacer goles.

Así de fácil podría resumirse la actualidad felina. Un equipo que perdió peligrosidad ante el arco rival al irse en blanco en siete de sus 12 juegos disputados.

El sábado ante Necaxa fue la muestra de cómo los Tigres dejaron de ser un cuadro contundente, porque aunque Marcelo Barovero tapó varias, también los delanteros felinos desperdiciaron otras opciones claras de gol.

Y sí, el gol cayó en táctica fija, esa que no se les da a los Tigres y a través de un defensa, por lo que haber marcado sólo en cinco de las 12 jornadas disputadas, no habla bien de un cuadro con la nómina como la felina, pues sólo Cruz Azul (10) y Veracruz (8) llevan menos goles.

André-Pierre Gignac, quien en Liga vive su peor momento desde que llegó a los auriazules, lleva apenas dos goles anotados, cuando a esta altura en el certamen pasado sumaba cinco, antes de apagarse y despertar en la Liguilla para guiar a Tigres al título.

Sólo que el torneo pasado, el equipo de Ricardo Ferretti se amparó en los goles de Ismael Sosa, pues llevaba también cinco y terminó el torneo regular como líder anotador del club con siete.

El que también no ha aparecido ante las redes enemigas es Javier Aquino, quien afectado por una lesión se perdió cuatro partidos. No ha anotado en este torneo, cuando en el pasado sumaba ya tres goles.

Se esperaba que la cuota de gol aumentara con la llegada de Eduardo Vargas, pero el chileno apenas ha marcado un gol en los ocho partidos disputados, cinco de ellos como titular.

Al igual que Gignac y Sosa, Lucas Zelarayán lleva dos goles, mientras que Francisco Meza, Jesús Dueñas, Jürgen Damm y Luis Quiñones suman una anotación.

Es por eso que Tigres está en peligro de quedarse fuera de la Liguilla, algo que no sucede desde el Clausura 2014, cuando la falta de gol también era un serio problema, pues tras 12 partidos apenas llevaban siete anotaciones.

La última vez que los auriazules tenían 11 goles en 12 partidos fue en el Bicentenario 2010 que no clasificaron, pero la esperanza es que suceda lo de los torneos Clausura 2007 y Verano 2001, en los que tenían la misma cosecha y les alcanzó para llegar a la Liguilla, aunque sólo hasta Cuartos de Final.

Otra esperanza es que esta semana tendrán dos partidos en casa, mañana con Chivas y el sábado ante Pumas, dos equipos que no suelen encerrarse, pero a ver si no fallan de nuevo.

LA DEFENSA SÍ CUMPLE 

Y así como la delantera no está aportando su cuota al ataque de los Tigres, hay que destacar que la defensa sí está cumpliendo como se acostumbra.

Luego de 12 jornadas disputadas, los Tigres son el equipo menos goleado del Clausura 2017 con sólo 10 tantos aceptados.

El contraste entre defensa y ataque es muy marcado y ahí está el porqué el técnico Ricardo Ferreti no encuentra el equilibrio que tanto busca en sus felinos.

Porque al ataque el equipo es casi la peor ofensiva, al sumar 11 goles, sólo por encima de Cruz Azul y Veracruz, que suman la raquítica cifra de 10 y 8 goles, respectivamente.

Pero abajo, los Tigres siguen manteniendo esa firmeza para defender porque a pesar de que el equipo está en la doceava posición de la tabla general, su orden defensivo no se pierde.

El logro tiene gran mérito, porque el portero titular Nahuel Guzmán no estuvo varias jornadas por lesión y aún así su ausencia no se notó cuando estuvieron Enrique Palos o Aarón Fernández.

En los próximos tres juegos, la defensa estará a prueba porque los Tigres se medirán a Chivas, Pumas y Rayados en fila, tres de los cinco mejores ataques del torneo.
Anuncios