miércoles, 3 de mayo de 2017

Columna San Cadilla Mural - 03 Mayo 2017



La pelea

¿"Canelo" Álvarez contra Julito Chavecito? ¡Bah! Niñerías.

La pelea deportiva del momento no se está dando en los cuadriláteros, y ni siquiera es de box, sino en otra arena mucho más abierta y con más dólares de por medio.

El matrimonio por conveniencia que habían reanudado las Chivas y Grupo Televisa vive una nueva crisis y ¡eso que no llevan ni un mes de haber vuelto!

Pero como decía Jack el Destripador: Vamos por partes.

A los amarillos les caló en el orgullo que Jorge Vergara compartiera en el Foro MURAL de la semana pasada que sólo iba a estar un año y medio con ellos ¡y chao!

Imagínense, tan caro que les está saliendo comprar ese amor y que no reciban ni un poco de cariño.

"Omniyorch" tendrá sus razones, pero en el seno del Club Guadalajara S.A. de C.V. no están nada contentos con la línea que manejan los comentaristas de Televisa, sobre todo los de televisión abierta, y en eso los respalda un amplio sector de la afición chiva.

De eso ustedes, mis filosos lectores, ya están enterados, pero lo que no saben es lo que ocurrió el sábado en las entrañas del estadio de las Chivas, previo al juego contra el León.

Resulta que Néstor de la Torre, ex presidente deportivo del Rebaño y ahora comentarista de Univisión Deportes (primo lejano de Televisa y empresa de la cual Emilio Azcárraga posee el 25% de acciones), ingresó al estadio como siempre lo hace, a través de la entrada para palcohabientes.

Él es dueño de un palco y, por medio de su tarjeta de propietario, tiene la oportunidad de ingresar en su vehículo al estacionamiento subterráneo y caminar al elevador.

Pues ya estaba Néstor en el estadio cuando llegó personal del inmueble a pedirle ¡que se fuera!

El hermano de Chepo no podía creerlo e incluso se veía la pena y desconcierto de los encargados de seguridad, que anteriormente habían estado bajo su mando.

De la Torre les decía que no podían echarlo, primero porque había entrado como dueño de su palco y segundo porque tenía que trabajar, como parte del convenio con Univisión para EU, que en el contrato pasado le apoquinó al Rebaño 16 millones de dólares al año ¡imagínense cómo estará el nuevo!

Amablemente, el personal le decía a Néstor que tenía que irse, pues eran "órdenes de arriba".

En el Omnimperio, en ese concepto "de arriba" actualmente sólo entran Jorge y José Luis Higuera.

Por supuesto que la empresa con sede en Miami puso el grito en el cielo, pues De la Torre no pudo hacer el previo -con TDN México, que lo había pedido prestado a Univisión- y peligraba su participación en la transmisión para EU.

Así que en ese momento, al teléfono de Vergara entró una llamada: era Juan Carlos Rodríguez, el mero mero de Univisión Deportes y propietario de los derechos del cuadro rojiblanco para EU hasta 2019.

"Omniyorch" se mostró desconcertado y le respondió que no sabía de lo que estaba hablando, ni de quien había salido la orden, pero que no lo iba a permitir.

Así que Néstor pudo transmitir ese día... peeeeeeeeeeeero aquí no acaba la historia. Síganle leyendo.

El veto

Univisión se puso a investigar y desde las oficinas centrales les hicieron saber ¡que Néstor estaba "vetado" por órdenes del "Tío" Higuera! ¿La razón? Aún no la tienen clara.

He tenido la oportunidad de escuchar a Néstor en UTDN y durante las transmisiones ha sido respetuoso con los jugadores y la institución; no es de esas personas que hablen por la herida y sus comentarios se basan en análisis futbolísticos.

Los responsables de Univisión sólo pudieron obtener una versión del área de mercadotecnia: Néstor -el campeón con las Chivas como jugador y directivo- está vetado debido a "temas personales" de Higuera. Tal cual como lo leen.

¿A qué se debe? No está claro. ¿Le sacó la lengua alguna vez que se cruzaron? Lo dudo. ¿Le robó su lonche de la mochila antes del recreo? No lo creo. ¿Le saturó el celular con memes de mal gusto? Tampoco va por ahí.

No se pierdan, amiguitos, que a esta historia le quedan más rounds y revanchas que a la pelea del sábado. Avisados están.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios