lunes, mayo 01, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 01 Mayo 2017



Vientos de cambio

Se vienen días difíciles, toma de decisiones complicadas, momentos de tensión, pues en breve se reunirá el Consejo del Club Universidad para definir quiénes seguirán en Pumas y quiénes se van a volar para la próxima temporada.

Tres jugadores terminan contrato: Josecarlos Van Rankin, Alejandro Castro y Darío Verón, pero todo el plantel estará bajo la lupa y de inicio les cuento que los únicos seguros para continuar son el goleador chileno Nicolás Castillo, el contención español Abraham González y el defensa central uruguayo Gerardo Alcoba.

Incluso, varios chavos seguramente serán enviados al circuito de ascenso, pero con "v" de vuelta, porque lo que se buscará es foguearlos y hacerlos crecer para luego recuperarlos y ponerlos a pelear sus posiciones.

El caso de Verón es uno de los más delicados, porque aunque el jugador físicamente es un roble, tiene un físico envidiable y sus condiciones todavía son aceptables, habrá que ver que llegará con 38 años a la siguiente campaña y que mientras no dé por terminado su ciclo, se continuará tapando la salida de defensas centrales en el equipo, algo que ya no está acorde con la filosofía que enarbola Rodrigo Ares de Parga desde su llegada a la presidencia del Patronato del club.

La afición está encariñada con el capitán, pero el paraguayo no puede ser eterno, ya que si lo renuevan otros dos años, se retirará a los 40, y Pumas sólo postergará el grave problema de la falta de defensas centrales solventes que puedan tomar el liderazgo del equipo, además de que este torneo hemos visto incontables acciones en las que es evidente que Verón ya no es el que maravilló a todo mundo hace casi 14 años.

Javier Cortés es uno de los que suena para engrosar la lista de transferibles, pues algunos consideran que ya dio todo lo que tenía.

Mientras varios equipos ya planean la Liguilla, Francisco Palencia y Pumas ya alistan los cambios.

Auguran buenas noticias

Me cuentan que el argentino Enrique Triverio volvió feliz de la vida de Suiza.

En el Toluca confían que recibirán una respuesta positiva del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), a donde acudió el viernes el atacante para presentar su caso por agresión a un árbitro.

Tras la preparación de pruebas y posterior audiencia con el TAS, los Diablos Rojos esperan que a Triverio se le revierta el castigo de un año de suspensión y sólo tenga que cumplir con la sanción original de siete cotejos más uno.

Y aunque el sudamericano no quiso decir ni pío el sábado al regresar a la Ciudad de México -por órdenes de su abogado-, me contaron por ahí que todo salió tan bien en la audiencia que para el miércoles, el club escarlata podría recibir noticias positivas.

Al Toluca, que está ya en Liguilla y buscará el título en pleno centenario rojo, le vendría bien no sólo una buena noticia, sino tener un elemento más al ataque.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios