martes, mayo 16, 2017

Columna San Cadilla Reforma - 16 Mayo 2017



Víctima inocente

Cuentan que la playera que Nike y Pumas presentaron en julio pasado como la de visita y que luego el equipo usó en todos sus juegos de local del Apertura 2016, rompió marcas de ventas durante la temporada que tuvo de vigencia.

Una de las causas fue la rocambolesca situación que se dio con respecto a la ausencia de patrocinador principal del jersey por el vencimiento del contrato con Banamex, que obligó a que Nike echara a andar la producción sin anuncio arriba del puma. Eso le encantó a la afición, que pronto agotó la primera remesa de playeras azules con el símbolo en dorado, y tras ser resurtida, aún sin el anuncio del banco que portó el equipo el torneo pasado, también se esfumó de los estantes.

Resulta irónico que la razón por la que el jersey fue un éxito en las tiendas haya sido, en aparieeeeencia, la que provocó que no volviéramos a verlo en las canchas a partir de enero de 2017 pese a que seguía vigente.

Al ser lanzada la tercera equipación ya con el anuncio de DHL en el pecho, Pumas seguramente encontró más cómodo agarrarlo como uniforme principal, porque además ya tenía el anuncio de ZTE en la manga izquierda y el de Corona Light en la parte de atrás, y por ello el cuadro auriazul fue el único en el mundo que utilizó este tercer uniforme en todos sus partidos de local del primer semestre de 2017 e incluso lo usó en sus últimos dos partidos como visitante ante Tigres y Morelia.

No cuesta trabajo intuir que para ahorrarse el tener que andar arreglando el uniforme azul con dorado, la solución fue preparar como única alternativa el dorado, al cual no sólo se le agregaron los estampados de DHL y Corona Light, sino que les tuvieron que poner un parche espantoso en la manga izquierda para tapar el logo de ICA, que venía sublimado de fábrica, y sobreponerle el de ZTE.

Pumas utilizó este uniforme en 6 partidos de visitante, ante Chivas, León, Rayados, Gallos, Atlas y Chiapas, dejando así como un recuerdo el tradicional jersey azul con el puma dorado, que pagó en la cancha el precio de tantos cambios de patrocinadores... ¿O habrá sido todo por cábala? ¡Vaya misterio!

Divorcio auriazul

Aunque es un secreto a voces, cada vez hay más gente que me confirma que las salidas de Alejandro Palacios y Darío Verón de Pumas tuvieron en común el total desencuentro con el técnico Francisco Palencia.

Dicen que al "Pikolín 2" no le cayó en gracia que lo sentaran y en vez de tomarse las cosas como una invitación a la competencia con Alfredo Saldívar, lo vio como una afrenta personal que degradó su relación con Palencia hasta la descomposición total en tiempo récord... Se saludaban porque tienen educación.

A Verón lo que le pudo fue que los planteamientos de Paco parecían una forma de exhibir las cada vez más disminuidas cualidades del central paraguayo, quien vio al técnico como el culpable de que su leyenda se fuera al cesto en un puñado de partidos... Por supuesto, Palencia jamás aceptará ninguna de las dos historias.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios